Ni siquiera en España nos libramos de las temidas picaduras de serpiente, por desgracia. Y tampoco lo hacen nuestras mascotas, perros y gatos pueden ser el objetivo de estos reptiles. De hecho, se ha observado a lo largo del tiempo en todo el mundo -pero especialmente en Australia- que los gatos suelen sobrevivir mejor al veneno de las serpientes. ¿Por qué sucede esto?

No, parece que la razón no se encuentra en que los gatos tengan siete vidas. Pero, según un estudio del doctor Bryan Fry y Christina Zdenek, de la Universidad de Queensland, el secreto parece estar en la sangre. O, más bien, en cuánto tarda la sangre de perros y gatos en coagular.

El estudio de Fry y Zdenek, publicado a primeros de este mes en Comparative Biochemistry and Physiology compara cómo reaccionan distintas muestras de sangre de nuestras dos mascotas predilectas a 11 venenos distintos de serpiente. ¿El resultado? La sangre de los gatos tarda más en coagular. De ahí que solo el 31% de los perros sobrevivan en Australia a las picaduras de serpientes frente al 66% de los gatos.

La lógica nos diría que, si es necesario más veneno para matar a animales más grandes, se espera que suceda lo contrario en animales como los gatos. Sin embargo, no es así. "He tenido dos amigos que han perdido perros grandes por picaduras de serpientes, muriendo en menos de 10 minutos a pesar de que las serpientes marrones del este responsables no eran especímenes particularmente grandes", comentó Fry en un comunicado de prensa.

Las serpientes más peligrosas en Australia (pero también en otras partes del mundo) matan porque hacen que la sangre de sus víctimas se coagule. "Los venenos de algunas serpientes usan todas las moléculas que causan la coagulación por lo que no queda nada para detener el sangrado", explican en IFLScience. Que los perros coagulen ya de por sí de forma rápida sugiere que son más vulnerables a este tipo de veneno.

"Todos los venenos actuaron más rápido en el plasma del perro que el gato o el humano", dijo Zdenek. "El tiempo de coagulación espontánea de la sangre, incluso sin veneno, fue dramáticamente más rápido en perros que en gatos". Por otra parte, la coagulación de la sangre de los humanos se encuentra entre los dos, "pero más cerca del final del gato", cuenta Fry a IFLScience. Esto es una buena noticia para nosotros.

Por otra parte, la forma de explorar de los perros y los gatos también es diferente. Mientras los gatos "a menudo golpean con las patas", los perros suelen usar su nariz y boca, "que son áreas con alta vascularización". Estas zonas, por tanto, son mucho más vulnerables porque las recorren pequeños vasos sanguíneos.

Serpientes venenosas en España

Aunque Australia parece ser el paraíso de los animales que te pueden matar de la forma más rápida posible, en España también tenemos serpientes venenosas. Este es el motivo por el que no se recomienda ir a zonas de maleza alta con perros, para evitar que les piquen. Esta advertencia se extiende también a las personas, que deben de tener mucho cuidado en ciertas zonas.

En España se pueden encontrar cinco tipos de serpientes venenosas, según indica Anticimex, empresa internacional de control de plagas. Estas son la Vipera aspis (víbora áspid o víbora del Pirineo), que es la más venenosa que se puede encontrar en nuestro territorio; Vipera latastei (víbora hocicuda), Vipera seoanei (víbora cantábrica); Malpolon monspessulanus (culebra bastarda) y Macroprotodon cucullatus (culebra cogulla).

"Es importante recalcar que los casos letales por picaduras de serpientes en España son excepcionales, ya que de las aproximadamente 2.000 personas mordidas por víboras cada año, solamente fallecen entre 3 y 5 (menos de la mitad de las que mueren por reacciones alérgicas provocadas por picaduras de avispas o abejas)", comentan desde Anticimex en su portal web.

👇 Más en Hipertextual