La realidad muchas veces supera la ficción. Y en el caso de nuevos animales descubiertos que han sido nombrados según personajes de ficción ya tenemos cierta experiencia. Ahora, uno de los personajes de la saga de Harry Potter, escrita por J. K. Rowling, también dará nombre a una nueva especie de serpiente: Trimeresurus salazar o víbora de Salazar.

El personaje escogido es, por supuesto, Salazar Slytherin, el fundador de la casa que lleva su apellido. Este personaje, sabemos gracias a los libros, que podía hablar con las serpientes. De hecho, en Harry Potter y la cámara de los secretos descubrimos que el protagonista de estos libros también puede hacerlo. Más adelante descubrimos por qué: Lord Voldemort es descendiente de Slytherin y le ha transferido algunos poderes, como el de poder charlar con este tipo de reptiles.

Pero volvamos a esta nueva especie de serpiente que se ha encontrado al noroeste de la India, a los pies del Himalaya oriental. En la reserva de los bosques Arunachal Pradesh, un punto de biodiversidad poco explorado, se ha dado con esta nueva víbora. Ha costado ya que, en ocasiones, es difícil diferenciar a unas víboras de otras, pero el análisis de su ADN confirma de que se trata de un tipo totalmente distinto de serpiente venenosa, tal y como publica un nuevo estudio de la revista científica Zoosistematic and evolution.

T. salazar, escribieron los investigadores, es más similar a T. septentrionalis, T. insularis y T. albolabris. Pero cuando se observa de cerca, hay diferencias clave, como la cantidad de dientes y la forma del hemipenis. La víbora del Salazar macho también tiene una vívida franja naranja en su cabeza.

No es la única especie que tiene un nombre inspirado en esta popular saga. Una avispa descrita en 2014 se llamó dementor Ampulex, en honor a los espeluznantes ejecutores devoradores de almas de la prisión mágica de Azkaban; y una araña descrita en 2016 se llamaba Eriovixia gryffindori, porque parece un sombrero de mago.

Estos nombres no solo se asignan por diversión, aunque sí suenen graciosos. Un nombre que llame la atención de esta manera puede generar que más personas se paren a prestarles atención, algo que los investigadores que trabajan en Arunachal Pradesh necesitan con urgencia.