Autor: Cristina Fernández-Esteban

El brote de coronavirus ya ha rebasado los 2 millones de infectados en todo el mundo y dejado más 137.000 fallecidos a nivel mundial.

Reducir el número de contagios es crucial para poder frenar las dramáticas cifras de fallecidos que se dan en aquellos países en los que el brote ha golpeado con fuerza. Esto incluye nuestro país, donde ya son más de 18.000 los muertos por coronavirus.

Dado que es una enfermedad nueva en el ser humano, hay muchos aspectos del virus que por el momento se desconocen. Pero a medida que crece la investigación en torno a los casos ya declarados, sobre todo en China, origen del brote, se van revelando algunas certezas.

Entre estas se incluyen aquellos factores de riesgo que pueden incrementar las probabilidades de derivar en un caso crítico o incluso en muerte por coronavirus.

"Según la información disponible actualmente y la experiencia clínica, los adultos de mayor edad y las personas de cualquier edad que tienen afecciones médicas graves subyacentes podrían estar en mayor riesgo de enfermedad grave por COVID-19"

El Ministerio de Sanidad ofrece también datos sobre factores que pueden aumentar la mortalidad por COVID-19. En concreto, el documento remarca que el grupo de edad de mayores de 80 años tiene la letalidad más alta de todos con un 14,8%.

De igual manera el virus incrementa su letalidad en aquellas personas con afecciones como la diabetes, enfermedades cardiovasculares o problemas respiratorios, entre otras.

A continuación se recopilan los factores que se dan con más frecuencia en aquellas personas que han fallecido por coronavirus.

La edad

El coronavirus afecta de manera más severa a las personas de mayor edad, principalmente a aquellas que superan los 65 años.

Según un estudio del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dado a conocer a principios de marzo, de los más de 44.000 pacientes de coronavirus estudiados, la mayoría de las muertes se produjeron entre los que tenían al menos 60 años o más. En concreto, el informe encontró que la tasa de mortalidad se elevó hasta el 8% en pacientes mayores de 70 años y al 15% en los de 80 años.

Como indica el Ministerio de Sanidad, aunque aún se desconoce el motivo de ello, se considera que esto podría deberse a ciertos factores que pueden agravar la enfermedad y que se dan en la mayoría de personas de edad avanzada, como problemas de salud preexistentes, sistemas inmunológicos más débiles o estancias cerradas en residencias.

El género

Hasta la fecha los datos analizados de pacientes y fallecidos por coronavirus indican que la enfermedad resulta más mortal en hombres que en mujeres.

Como determinó un análisis del grupo de investigación académica Global Health 50/50,"los hombres tienen entre un 50% y un 80% más de probabilidades de morir por el coronavirus que las mujeres.

Aunque este porcentaje puede variar significativamente según el país, siendo considerablemente elevado en Italia donde los hombres representan casi el 70% de los fallecidos, según en informe.

En Nueva York, las cifras a 9 de abril indicaban que el 60% de los más de 6.200 fallecidos por coronavirus eran hombres.

Y en nuestro país una investigación realizada por el Instituto Carlos III y publicada a finales de marzo también llegaba a conclusiones similares. Si bien el porcentaje de infectados por aquel entonces era similar en ambos sexos (los casos masculinos representaban el 52%), las cifras de muertes sí eran más altas para ellos,con 376 hombres fallecidos frente a 190 mujeres.

De acuerdo a los última información disponible hasta hora del Ministerio de Sanidad,(datos consolidados a las 21:00 horas del 14.04.202) frente 3.746 mujeres fallecidas por coronavirus, el número de hombres se eleva a 5.774.

Por el momento, no se conoce con certeza la razón de ello, aunque los expertos apuntan a que enfermedades que pueden derivar en casos de coronavirus graves, como hipertensión, problemas respiratorios o cardiovasculares suelen afectar más a los hombres.

Así lo explicó el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante una de sus comparecencias a finales de marzo:

“La enfermedad afecta más a ciertos grupos de riesgo: hipertensos, personas con patologías respiratorias o diabéticos tienen mayor mortalidad. [Estas dolencias] afectan más a hombres que mujeres, por lo tanto es normal que ellos sufran más letalidad”, indicó Simón, en declaraciones recogidas por El País.

Como sentenciaba la profesora de medicina en Stanford University School of Medicine Marcia Stefanick a The Wall Street Journal: "Existen profundas diferencias sexuales en los sistemas inmunológicos, y esta pandemia los está revelando."

Enfermedades cardiovasculares

Aquellas personas con patologías preexistentes tienen mayor probabilidad de desarrollar casos graves e incluso fallecer por coronavirus.

Especialmente en pacientes con enfermedades cardiovasculares, donde la tasa de mortalidad por COVID-19 se incrementa hasta un 10,5%, según cifras de Sanidad.

De acuerdo a la información facilitada por CDC, males como insuficiencia cardiaca, enfermedad de las arterias coronarias, cardiomiopatías o hipertensión pulmonar "son algunas de las afecciones que pueden aumentar el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19."

Esto se debe a que el coronavirus puede afectar seriamente al sistema respiratorio y con ello al funcionamiento del corazón.

Como explicó previamente a Business Insider el Dr. Aamir Khan, médico del servicio nacional de salud en Reino Unido: "cuando el coronavirus entra en tu cuerpo y baja hasta los pulmones, lo que hace es detener el paso de oxígeno desde los pulmones hasta la sangre, y así el corazón tiene que trabajar mucho más para bombear esa sangre que tiene menos oxígeno, y si tienes alguna patología cardíaca subyacente, esto acaba poniendo una tensión excesiva a tu corazón y podría llevar a más complicaciones."

Diabetes

La diabetes es otra de las patologías previas asociadas a una mayor tasa de mortalidad por coronavirus ( en concreto un incremento del 7,3%).

Esto podría deberse a que las personas que tienden a tener altos niveles de azúcar en sangre corren el riesgo de terminar deteriorando su sistema inmunológico y con ello de terminar desarrollando problemas más graves por coronavirus.

Otras enfermedades previas como afecciones respiratorias o cáncer

Otras patologías que pueden favorecer casos graves de coronavirus son las enfermedades respiratorias, la hipertensión o el cáncer. Estas afecciones ven aumentar la tasa de mortalidad por COVID-19 en un 6,3%, un 6% y un 5,6% respectivamente.

El asma y enfermedades hepáticas y renales también son incluidas como factores de riesgo por el CDC.

Obesidad

De acuerdo al CDC la obesidad grave, aquella con un índice de masa corporal superior a 40, puede también conllevar mayores complicaciones por coronavirus.

La explicación del organismo sanitario es que esto se debe a que las personas que padecen este tipo de obesidad pueden desarrollar problemas respiratorios incluyendo el conocido como síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA). Esto a su vez puede derivar en un caso crítico al enfermar de coronavirus.

Sistemas inmunitarios debilitados

Ciertas enfermedades o medicamentos pueden debilitar el sistema inmunitario de una persona, haciendo que esta tenga mayor riesgo de padecer un caso crítico de coronavirus.

Como explica el CDC esto se debe a que aquellos organismos con menores defensas ofrecerán menos resistencia o podrán combatir peor al virus.

Aquí se incluyen personas con tratamientos para el VIH, el cáncer o aquellos pacientes de médula ósea entre otros.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider

👇 Más en Hipertextual