– Abr 7, 2020, 10:00 (CET)

Queremos hablar de amor y buenas noticias, no del coronavirus

Estamos en casa confinados por culpa de un virus que está causando estragos en todo el mundo. ¿Cómo podemos sentirnos algo mejor? El amor es la respuesta.

Patricia, nombre ficticio, no quería bajarse Tinder. Está soltera, pero registrarse en una app de citas no era su primera opción para dejar de estarlo. Está claro que no contaba con la llegada del coronavirus. Desde hace un par de semanas, se ha hecho un perfil, ha subido las fotografías que muestran la felicidad de una vida pasada en bares, parques, amistades físicas y conciertos. No le está yendo mal. Está hablando con un chico que parece majo, parece que hay feeling, pero todavía no han llegado al paso indispensable en tiempos de cuarentena: las citas online. "Espero que sea pronto porque este chico me gusta", explica.

Desde que empezó el estado de alarma y el confinamiento, el coronavirus está las 24 horas del día rondándonos la cabeza. Se habla de él en todos los canales de la televisión, es la portada de todos los periódicos y hasta domina nuestras conversaciones. Necesitamos un respiro. En las últimas semanas, la búsqueda de buenas noticias en Google se ha incrementado significativamente y eso también se ha visto reflejado en un aumento de la actividad en Tinder.

El 29 de marzo se batió el récord de 3.000 millones de swipes dentro de la app, y además se registró un incremento de las conversaciones, que además son más largas de media que antes de la cuarentena. La plataforma de citas también anunció que habilitaría de forma gratuita la opción Passport, para que los usuarios puedan hablar con personas de todo el mundo.

Otras aplicaciones como Badoo también han registrado un aumento de los usuarios, lo que deja claro que el amor también tiene un lugar en la cuarentena. Y muy importante, asegura Patricia. "Quiero sentir esas mariposas en el estómago, sobre todo ahora. Aunque luego no pase nada más, pero mientras tanto es una gran distracción". Al igual que ella, miles de personas quieren sentir eso y a falta pan, buenas son tortas. Las videollamadas se han convertido en el First Dates online y una de las pruebas de fuego para ver si hay química entre los dos.

Como sabemos, cada persona es un mundo y cada cita otro distinto. En las virtuales pasa lo mismo. Mientras que algunas personas refuerzan la confianza hablando sobre sus vidas, otros lo hacen de otra manera, sin perder el tiempo. Porque, al igual que en una cita convencional puede haber mucha atracción sexual, en una digital pasa lo mismo, aunque el modus operandi es distinto.

"Hice sexting con un tío el otro día. Con otro de Grindr hasta hicimos una videollamada caliente el otro día", dijo Luis, un usuario de la aplicación que también ha decidido mantener su nombre real en el anonimato. Al principio de la cuarentena, reconoce, dejó de hablar con chicos porque no quería encontrar a alguien que le gustara y no poder quedar con él. Pero, al final, lo hizo "porque me pone de buen humor. Estoy harto de estar todo el rato con el coronavirus".

Bailar pegados es bailar

Patricia y Luis son solo dos personas que han decidido que ningún virus podrá limitar su vida sentimental. Como ellos, hay miles, y muchas personas están empezando a lanzar iniciativas para que cada vez más gente pueda sentir mariposas en el estómago. Es el caso de dos chicos de Nueva York que han lanzado el proyecto "Love Is Quarantine" para que miles de personas puedan tener citas a ciegas. Los interesados se registran, hay una selección y los elegidos reciben un mensaje con el contacto de su cita. Solamente se puede hablar por teléfono y depende de las dos personas si mantienen el contacto o no.

Los creadores de "Love Is Quarantine" planean hacer una fiesta, explicaron a Materia, cuando todo acabe, con todas las personas que han contactado con ellos durante el confinamiento. De esa fiesta puede salir más que una cita, en ese momento esperemos que cara a cara. Al igual que otras las que habrán entre aquellas personas que han estado hablando durante semanas sin poder verse cara a cara. "Creo que puede estar bien para pillar mucha confianza, porque normalmente hubieras quedado al poco de conocerle", opina Patricia. Luis, en cambio, prefiere no mantener las expectativas durante tanto tiempo. "No creo que aguante un mes hablando solo por videollamada. Tendría que enamorare, pero dudo que pase".

Con o amor o sin él, sentir atracción por una persona es un gran factor de distracción. Además, está comprobado que nos hace sentir mejor. La dopamina, la testosterona, los estrógenos... Un cóctel de hormonas que nos hacen sentir esas mariposas que decía Patricia. ¿Qué mejor momento para sentir esto que durante una pandemia? La situación actual está siendo muy complicada para muchas personas por la pérdida de seres queridos, miedo al contagio y ansiedad por no poder salir a la calle. Por eso, todos los estímulos que encontremos pueden ayudarnos a sobrellevar mejor esta crisis. El amor puede ser la respuesta. Y lo que una la cuarentena, que no lo separe nadie.