mascarillas para el coronavirus
– Mar 20, 2020, 15:05 (CET)

Wallapop y Milanuncios contra el «mercado negro» de las mascarillas y productos sanitarios

Desde hace días, ambas plataformas han tenido que eliminar y reportar a las autoridades anuncios de venta de mascarillas y otros productos sanitarios entre particulares, muy necesarios ahora mismo en hospitales.

El comercio on-line se posiciona ahora mismo como una de las opciones más viables para cumplir la obligación de cuarentena. Más allá de si los pedidos funcionan para cubrir cuestiones de primera necesidad o lujos, la realidad es que el gremio de los repartidores –junto a otros que están en la primera línea para luchar contra el coronavirus– está poniendo su granito de arena.

Al otro lado de la batalla, también siguen activos los mercados on-line de segunda mano. Wallapop y Milanuncios siguen más vivos que nunca y, pese a que el comercio se ha detenido por la imposibilidad de salir a la calle, los anuncios no paran de entrar en las webs.

Entre ellos, un problema al que se han tenido que enfrentar ambas plataformas: los anuncios de venta de material sanitario entre particulares producto de una acumulación previa a los días actuales de desabastecimiento casi total.

En este sentido, ambas plataformas anuncian que han tenido que tomar medidas al respecto. En el caso del Milanuncios, explican, han tenido que eliminar más de 1.000 ofertas de anuncios de material sanitario "de usuarios que quieren sacar partido de la situación". De forma paralela, han puesto en constancia de las autoridades los datos de los usuarios que han publicado estas ofertas referentes mascarillas, guantes o geles desinfectantes para proceder a su requisado y posterior disposición para los servicios sanitarios. Una situación obligada por la situación del Estado de Alarma decretado el 13 de marzo.

Pese a todo, aún se pueden encontrar anuncios de venta de mascarillas sanitarias –que han sobrevivido a la criba de la compañía– en ciudades como Madrid, Barcelona o Castellón.

Los anuncios de alquiler de perros, una de las bromas recurrentes para evitar la cuarentena, también han sido eliminados. Unos 100 según la plataforma.

El caso de Wallapop no es muy diferente. "A raíz de la crisis del COVID-19, se ha subido un pequeño volumen de anuncios relacionados con mascarillas, geles desinfectantes, papel higiénico u otras ofertas oportunistas, que están terminantemente prohibidas en nuestra plataforma", cuentan a Hipertextual. Desde la compañía también han eliminado un pequeño porcentaje de anuncios e instan a los usuarios a que, si ven alguno relacionado con estos productos, lo reporten a la aplicación.

El problema de la falta de material médico

El problema del abastecimiento pudo verse días antes de la orden de confinamiento, decretada por el Gobierno, en los hogares de todo el país.

Justo cuando los primeros casos de contagio del coronavirus comenzaron a pasar las fronteras de China, y mucho más cuando Italia ya se dibujaba como el epicentro del virus en Europa, las farmacias de todo el país colgaban el cartel que ya no contaban con existencias de gel desinfectante, mascarillas o guantes. Tanto lo mismo en los grandes comercios de Internet, como Amazon, donde prácticamente las existencias se habían agotado y lo poco que quedaba se hacía eco de la ley de la oferta y la demanda. A pocos productos y elevada necesidad, unos precios disparados.

La realidad es que lo peor estaba por llegar. El desabastecimiento en las calles era solo la punta del iceberg de una situación que ahora afecta directamente a los centros médicos. Ya lo vienen avisando desde hace días: el personal sanitario no cuenta con material suficiente para atender el pico de pacientes que están registrando. Y si, como explican desde el el Gobierno Central, el pico de contagios no ha alcanzado su máximo la situación solo empeora.

Desde el decreto del Estado de Alarma la pasada semana, la gestión de todo el material sanitario se realizaría desde el Gobierno. La realidad es que, a día de hoy, no hay suministros para el abastecimiento mundial. A lo que se suman las críticas de falta de previsión y mala gestión de la pandemia.

En el caso de España, y desde la centralización de los servicios de provisión, los cuchillos no paran de volar entre Comunidades Autónomas. Mientras la Junta de Andalucía critica al Gobierno por ceder el mayor porcentaje de material sanitario a Madrid, la capital hace lo propio argumentando que no se están recibiendo los pedidos necesarios para la ciudad con más contagios del país y que ya tienen los servicios saturados y sin material para todos.

Precisamente, Isabel Díaz Ayuso publicaba una carta en la que solicitaba grandes cantidades de material sanitario para la situación que deben afrontar de aquí a 20 días: 64.000 monos impermeables y gafas de protección, 11 millones de mascarillas quirúrgicas, 250.000 batas desechables y 600 respiradores, entre otras peticiones. Unas necesidades que solo cubrirían lo necesario para algo más de una semana y que no se han visto cubiertas.

En la última partida, Madrid solo habría recibido 52.000 mascarillas, cuando –solo en el Hospital de la Paz– se consumen 36.000 diarias, argumentaba la Presidenta en una carta dirigida a Pedro Sánchez. Una situación que se replica en el resto de Comunidades y Hospitales a lo largo del paí y que Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ya alertaba el pasado miércoles que, de no solucionarse, “el riesgo de desabastecimiento podría ser inminente en los próximos dos o tres días”.

En este contexto, la Comunidad de Madrid ya se ha puesto a fabricar su propio material sanitario y a buscar proveedores que sean capaces de enviar suministros, explicaba la Presidenta de la Comunidad en un comunicado. Una decisión que iría en contra del Estado de Alarma decretado, pero que ya se ha llevado a cabo en diferentes regiones donde proveedores locales –o voluntarios que se ofrecen a fabricarlo– estarían suministrando de material a los centros sanitarios de sus regiones. Algunos cargamentos desde China también estarían a punto de llegar, además de los que ya han estado entrando a lo largo de la semana.

Mientras, las incautaciones por parte de la Policía y la Guardia Civil se suceden a lo largo y ancho de todo el país. 150.000 mascarillas en Jaén el pasado lunes y 19.600 mascarillas, 498.000 guantes y demás material sanitario en Madrid durante la tarde del jueves. Todo en locales comerciales de la capital en los que, presuntamente, se estaría acumulando material para venta a particulares y comercio secundario.