– Mar 8, 2020, 12:30 (CET)

Google sigue dominando las búsquedas, pero DuckDuckGO puede ser su rival del futuro

El buscador DuckDuckGO, con una apuesta clara por la privacidad, ha multiplicado su uso por tres en solo dos meses. ¿Se puede empezar a hablar del fin de la tiranía de Google como buscador?

Hablar de buscadores en internet es hablar de Google. La gran G no es que lidere este mercado, sino que lo domina con una popularidad titánica. Sin embargo, en solo unos meses se han empezado a dar algunos datos que apuntan -y de momento solo apuntan- que su completa dominancia podría perder algo de cuota de mercado.

Para hacerse una idea, por Google pasan cerca de 9 de cada 10 preguntas que se hacen en cualquier buscador de internet en el mundo, un porcentaje que sube hasta el 96% en mercados como España. Esto ha sido así desde prácticamente 2006, cuando Google consiguió alzarse al primer puesto como la web más visitada a nivel internacional, superando a las por entonces potentes AOL.com y el buscador de Yahoo!.

Hasta ahora, la pequeñísima parcela que dejaba Google a otros buscadores era tan escasa que podía resumirse únicamente en dos casuísticas: la primera, más geopolítica, la presencia de los buscadores Baidu en China o Yandex en Rusia, países que de un modo u otro han mantenido políticas de censura o de restricción del uso de Google, y que impulsaron sus propios buscadores autóctonos. La segunda, puramente práctica, es el uso de buscadores como Bing o Yahoo! Que siguen haciendo personas no familiarizadas con el entorno web y que los activan por defecto al instalar alguna aplicación ligada a ellos o siguen usando versiones obsoletas de algunos navegadores.

Porque como decimos, en lo que respecta a buscadores, Google barre en todos los mercados, como puedes ver en esta tabla que muestra sus porcentajes de uso:

Buscador En todo el Mundo Estados Unidos Europa España
Google 92,07% 88,24% 93,82% 96,58%
Bing 2,44% 6,45% 2,44% 2,07%
Yahoo! 1,62% 3,61% 0,86% 0,8%
Baidu 1,49% 0,03% Sin datos Sin datos
Yandex 0,54% 0,04% 1,71% 0,03%
Sogou 0,43% Sin datos Sin datos Sin datos
DuckDuckGO 0,5% 1,33% 0,38% 0,25%
Ecosia 0,13% 0,12% 0,33% 0,22%
Qwant 0,02% Sin datos 0,08% Sin datos
MSN 0,02% 0,06% 0,02% 0,01%

Sin embargo, en los últimos años han ido surgiendo alternativas de corte 'indie' o que hacían una apuesta concreta por diferenciarse del gran buscador. Una de ellas es por ejemplo Ecosia, buscador que promete plantar árboles por las búsquedas que se hace en ellos, otra es Qwant, de origen francés y que está recibiendo impulso en los intentos de la Unión Europea por promover el surgimiento de start-ups locales que puedan hacer frente a las grandes tecnológicas, en su inmensa mayoría norteamericanas. Y la tercera y más conocida, es DuckDuckGO.

DuckDuckGO (DDG) es un buscador creado hace 12 años Gabriel Weinberg, que desde el principio puso el foco en la privacidad. Su diferenciación con respecto a Google que es que no sigue las IPs de los usuarios, ni guarda su historial de búsqueda, ni su ubicación, y por lo tanto, sus resultados también son iguales para todo el mundo independientemente del lugar en el que lo hagas.

Para mostrar sus resultados cuenta con su propio rastreador, pero también se basa en los resultados de otros buscadores como Bing a la hora de indexar la web. ¿Y con este modelo, sin seguir usuarios para mostrar publicidad programática, cómo se financia?

En primer lugar DDG recibió una inyección de capital importante en sus primeros años de la mano de Union Square Ventures, un fondo de inversión de start-ups que también ha puesto dinero para Indeed o Etsy. Además, también muestra publicidad, aunque esta no es programática en función del usuario. Por ejemplo, si buscamos información de coches, nos saldrán resultados patrocinados de webs de motor y compra-venta de vehículos, pero esta publicidad es vendida por paquetes, no funciona rastreando nuestras cookies o historial. Esto hace que si por ejemplo buscamos coches de segunda mano, pueda aparecernos un anuncio que nos ofrece coches nuevos. Es decir, los anuncios no son tan dirigidos, pero ese es el precio de la privacidad para los anunciantes.

Además de esto, DDG también tiene acuerdos para servir publicidad de Microsoft y funciona trabajando también con el sistema de afiliados de Amazon. Algo importante a remarcar también es que, aunque DDG haga de la privacidad su punto de valor, no es una empresa sin ánimo de lucro.

Sin embargo, si por algo estamos hablando de DuckDuckGO en lugar de otros buscadores alternativos es por su rápido crecimiento en apenas unos meses. Echando la mirada atrás, DDG registró en 2015 3.135 millones de búsquedas (unas 8 millones de búsquedas al día de media en ese año), y 2019 lo ha cerrado con más de 15.000 millones (41,3 millones de búsquedas diarias). Pero su aumento más exponencial ha llegado en cuestión de meses, cuando ha pasado de contar hace un año con 35 millones de búsquedas diarias a más de 52 durante el reciente mes de febrero de 2020.

Un crecimiento cercano al 50% en un año que ha hecho que actualmente se sitúe como el séptimo buscador más usado a nivel mundial y en los puestos nobles en la mayoría de regiones.

La confianza de Apple, Firefox o la nueva normativa Europea hacen que siga creciendo

Es complicado ligar cuánta parte de este incremento en el uso de DDG viene de la mano de una mayor preocupación por parte de los usuarios en los que respecta a su privacidad, a raíz de escándalos que han envuelto a Facebook y la omnipresencia de Google, pero a lo largo de su historia el buscador del 'pato' (su nombre viene de un juego de palabras infantil en inglés) ha tenido impulso en la medida en la que nuestros datos han estado en el debate público.

Por ejemplo, en 2013, cuando saltaron los escándalos del caso Snowden relativos a la NSA, su uso se disparó un 600%, es también verdad que partiendo de una base muy escasa. Después DDG también ha recibido impulso por parte de grandes compañías. Apple lo introdujo como una de sus opciones que se podían situar por defecto al usar Safari y Mozilla también lo preinstaló en Firefox en 2014.

Además de esto, DDG también ha ido integrando otras mejoras en este tiempo. Son populares por ejemplo sus Bangs!, una funcionalidad que permite buscar directamente en sitios como Amazon (!a), Wikipedia (!wes) o eBay (!ebay) introduciendo comandos con una exclamación antes de la búsqueda, y que ya suma más de 13.000 sitios adscritos.

Desde entonces, DuckDuckGO también ha intentado ampliar sus miras más allá del buscador lanzando extensiones para navegadores que medían el nivel de privacidad de las webs, e incluso Google tuvo un guiño con ellos cuando hace un año lo introdujo para que también pudiera usarse por defecto (previo cambio en la preferencias) como el buscador de la barra de Chrome.

Las caricias de Google, al que podemos imaginarnos como un gigante mimando a pequeños competidores, también siguieron cuando hace unos meses trasfirió a la empresa que está detrás de DDG el dominio duck.com, que durante años había sido reclamado.

Sin embargo, el gran cambio que puede hacer que Google siga cediendo mínimamente sus cuotas de poder -que parece que perdurarán- viene por parte de una respuesta a las sanciones por monopolio de la Unión Europea. Hace unos meses Bruselas multó a Google (Alphabet) por marcar como predeterminado su buscador en todos los terminales con Android. Le obligó a presentar ante los usuarios distintas opciones, y Google, que siempre sabe buscar algo positivo incluso de sanciones como esta, subastó por distintos países la opción para que otras empresas aparecieran como posibles buscadores por defecto.

Para España, DuckDuckGO, Info.com, y el francés Qwant fueron los que más pujaron, y a partir de ahora aparecerán como una opción además de Google para que los usuarios lo activen como buscador predefinido al iniciar un terminal nuevo. Google además se ha asegurado de que este sistema de subastas se repita cada 4 meses, para así conseguir beneficios -no se ha revelado las cifras de las pujas- cada cierto tiempo.

Lo relevante de esto es que DuckDuckGO ganó las pujas en la mayoría de mercados en los que se ofrecía, a diferencia de Bing, que ha quedado fuera de esta terna. Con ello, es previsible que en unos meses DDG se acerque con fuerza al puesto que tiene el buscador de Microsoft en la actualidad.

¿Será este el principio del fin de Google en su inmenso monopolio? Cuesta creerlo, pero puede ser un comienzo. Solo un dato para saber de lo que estamos hablando. Los 45 millones de búsquedas que actualmente se hacen diariamente en DuckDuckGO son las mismas que se hacen a nivel mundial en Google en apenas 10 minutos.