– Feb 23, 2020, 8:30 (CET)

¿Ya podemos decir que ‘Star Wars: El ascenso de Skywalker’ ha sido un fracaso?

Este artículo incluye spoilers de la última entrega de Star Wars

Tanto en recepción en taquilla como en crítica, el Episodio IX se encuadra dentro de la saga como una de las cintas más mediocres del universo creado por George Lucas.

Star Wars: El ascenso de Skywalker, se encuentra ya solo en un puñado de salas de cada país, tras más de dos meses de exhibición. Y aunque se ha rumoreado que Disney llegó a planear un relanzamiento de la película en cines con material extendido -como hicieron por ejemplo Avegers: Endgame o Avatar- parece que finalmente no será así.

Quizá, porque Disney no tenga confianza en que nuevas escenas fuesen a ser un reclamo real para un público al que la película, de forma mayoritaria, parece que dejó bastante frio. El Episodio IX es y será para siempre el cierre de la saga Skywalker. El epílogo de todo el entramado surgido en la cabeza de George Lucas sobre las figuras de Luke y Anakin, con el añadido nada desdeñable de Rey y Kylo.

Sin embargo, mientras con otros cierres de sagas épicas los comentarios y la expectación sobre lo visto en pantalla se ha prolongado durante incluso varias semanas -véase Endgame, que seguramente hartó por su omnipresencia a mucha gente ajena al Universo Marvel-, parece que toda la expectación que generó la última entrega de Star Wars se desinfló como un globo conforme la gente iba saliendo del cine.

Un buen 'notario' de esta forma de desinflarse puede ser Google Trends, la herramienta de Google que permite rastrear qué términos están más en tendencia por la cantidad de búsquedas que se producen. La comparativa entre la última cinta de la saga Star Wars y la propia Endgame queda así:

Como se ve, la línea de tendencia de el fin de Thanos tiene un pico más importante que la de SW, pero sobre todo su descenso en más pausado en comparación.

Porque ahora, dos meses después de su estreno, de ver por primera vez cómo el regreso de Palpatine se colaba desde sus míticos rótulos iniciales sin mayor presentación, y tras ver cómo se habla más de todos los guiones que se han quedado por el camino que del cierre en sí, quizá sea la hora de ver, con algunos datos, que Star Wars: El ascenso de Skywalker, ha sido un fracaso.

Una taquilla modesta dentro de su liga

Decir que una película que ha superado los 1.000 millones de recaudación mundial no ha funcionado es, sin lugar a dudas, mentir. Pero teniendo en cuenta los precedentes de los que veníamos, la recaudación de El ascenso de Skywalker no puede tildarse de espectacular.

star wars: el ascenso de skywalker taquilla
'El despertar de la Fuerza' (2015) | Lucasfilm

Sus 1.067 millones de dólares en todo el mundo la sitúan como la película con menor recaudación de la trilogía moderna. Pero es que si ajustamos sus ganancias a la inflación, solo el Episodio VI y el Episodio II, han cosechado menos.

https://datawrapper.dwcdn.net/HNv4J/1/

Eso no quita que la película haya sido rentable, aunque también se encuentre entre las menos beneficiosas de toda la franquicia. De hecho, si tenemos en cuenta sus costes de producción (275 millones estimados) comparando a sus ingresos, The Rise os Skywalker solo resulta más rentable para Luscasfilm que Solo: A Star War Story, convertida ya en un fracaso casi antes de su estreno al sufrir cambios de cast y directores.

La relación de la taquilla con The Rise os Skywalker parece haberse truncado casi desde el principio, cuando las primeras críticas tuvieron un carácter tibio. Pero esto se ha notado especialmente en China, quien fue uno de los países que más auparon en términos de recaudación a la nueva trilogía de Disney, y que en esta ha pasado de aportar 40 millones en el Episodio VIII a apenas 20 ahora.

Todo esto redunda en que esos 1.000 millones sepan apoco en un año en el que Endgame ha conseguido ser la más taquillera de la historia o incluso producciones mucho más modestas han recaudado más, como es el caso de Joker. The Rise os Skywalker ha acabado 2019, en definitiva, como la novena película con más recaudación del año.

Lógicamente, todo esto no altera que el negocio para Disney siga siendo rendondo en su condición de aglutinador de todas las franquicias más rentables del momento. De hecho, 9 de las 15 películas más exitosas del año pasado llevaron su sello, pero seguramente en sus despachos se apostaba porque la última gran entrega y colofón de Star War estuviera al menos en el podio.

La crítica y el fenómeno fan, casi más pendiente de 'lo que pudo ser'

Dejando a un lado la taquilla, hablando del material que verdaderamente nutre a las películas, parece evidente que The Rise os Skywalker tampoco ha salido bien parada.

Los cambios de guion y director en la trilogía de Disney, con el controvertido pero también intrigante camino que abrió Rian Johnson en The Last Jedi, y el regreso de JJ Abrams de forma fortuita parece que no sentaron bien a la producción.

Antes de que Abrams regresara con su idea de introducir a Palpatine -dejemos a un lado lo que cada uno piensa sobre si fue buena idea o no-, Disney había trabajado durante dos años en un guion con Colin Trevorrow. Aquel guion, que se llamaba Duelo de destinos, fue -oh sorpresa- filtrado después del estreno, revelándose para mucho como más prometedor y acertado que el que finalmente fue.

Como resultado, las críticas también han situado a The Rise os Skywalker como una de las peores de toda la franquicia. Aquí puedes verla comparada según sus notas en distintas plataformas con el resto de films:

https://datawrapper.dwcdn.net/bJM1r/1/

El resultado: un futuro (a corto plazo) sin películas

Por ahora, y una vez asumido que este quizá no haya sido el final soñado por Disney ni por los fans, toca seguir. Las series de Disney + gracias a The Mandalorian parecen haber reverdecido la unión entre seguidores y una saga que había quedado bastante tocada, aunque el formato serie también esté tocando sus propios problemas como, por ejemplo, el retraso de la producción centrada en Obi Wan con Ewan McGregor.

Por ahora, Disney ha descartado ya la opción de una trilogía que iba a estar al cargo de los creadores de Juego de Tronos como serie, David Benioff y D. B. Weiss, y también ha puesto en stand-by otra supuesta trilogía destinada a Rian Johnson. En este contexto, la única realidad palpable de futura película a medio plazo parece una producida bajo las directrices de Kevin Feige, el actual CEO de Marvel y arquitecto del UCM, al que algunas fuentes señalan que podría tomar también el control creativo de Lucasfilm.

Y es que los jefazos de Disney de la propia Lucasfilm no han evitado reconocer que en algo al menos se han equivocado en el planteamiento de sus películas, sobre todo al querer exprimir demasiado la franquicia con cintas que no parecían estar bien encamidas, como fue el caso de Solo: A Star War Story.

“Creo que nos precipitamos lanzando tantas películas”, ha reconocido en un par de entrevistas”, ha reconocido en un par de ocasiones Bob Iger, CEO de Disney.

Así las cosas, tras El Ascenso de Skywalker 2020 será el primer año desde 2015, cuando Disney relanzó la franquicia, en la que no haya una película de la saga en los cines.

La evolución de los proyectos además también tendrán que lidiar con un panorama cambiante y que también incluye a Feige. En 2021 Bob Iger ha dicho que dará un paso al lado como CEO de Disney, y Kathleen Kennedy, su correspondiente en Lucasfilm, acaba contrato el mismo año y ya tiene 66 años, lo que hace que también se especule con el ascenso al poder cual Emperador Palpatine de Feige hacia posiciones más altas -quizá todavía no la de CEO- y también la de Dave Filoni, el responsable de animación de Star Wars y a quien cada vez se le ha dado más peso en la última trilogía.