– Feb 27, 2020, 13:32 (CET)

Ni arrasar con las mascarillas ni entrar en pánico, así debes actuar frente al coronavirus

Las personas que hayan viajado a zonas de riesgo deberán estar atentos a sus síntomas, el resto de la población en países con baja afectación puede hacer vida normal.

La epidemia de coronavirus parece estar cada vez más controlada en China, pero el pánico se ha desatado en Europa, después de que el brote desmedido del norte de Italia esté dejando un reguero de nuevos casos por todo el continente.

El miedo es humano y es lógico que, ante esta cercanía de la enfermedad, estemos más expectantes e incluso asustados. Pero lo último que debemos hacer en una situación así es entrar en pánico, pues entonces pueden pasar cosas como lo que ya está pasando en toda España: farmacias desabastecidas de mascarillas, establecimientos sin existencias de geles hidroalcohólicos y un único tema de conversación, en el tú a tú y, como no, en las redes sociales. Por eso, no está de más recordar cuál es la situación en nuestro país y cómo ha recomendado el Ministerio de Sanidad que se actúe en caso de una sospecha realista de infección.

Que no cunda el pánico

De momento hay dieciséis casos diagnosticados en España, dos que dieron positivo prácticamente al principio del brote, y que hace ya tiempo que recibieron el alta médica, y otros doce que se encuentran actualmente aislados. En esta situación hay cuatro en Madrid, dos en Barcelona, uno en Castellón, uno en Valencia, uno en Sevilla, cuatro en Tenerife y uno en la Gomera.

De todos ellos, dos de los de Madrid y el de Sevilla son los únicos que aseguran no haber salido del país ni haber estado, que ellos sepan, en contacto con nadie que sí ya lo haya hecho. Se trata, por lo tanto, de los primeros contagios locales en España, por lo que existe ahora mismo un protocolo sanitario destinado a conocer cuál pudo ser el foco de su infección.

La mayoría de ellos son pacientes jóvenes y, según los datos publicados hasta el momento, todos evolucionan bien, algunos con síntomas muy leves, prácticamente indistinguibles de una gripe.

La situación, por lo tanto, no es grave. En España se ha elevado el riesgo de leve a moderado, por la presencia de nuevos casos y el gran intercambio de viajeros que solemos tener con Italia. No obstante, el protocolo está funcionando y los casos se están detectando a tiempo.

¿Cómo evitamos contagiarnos?

Responsables de farmacias de todo el país llevan varios días quejándose de la falta de existencias de mascarillas en sus establecimientos. Sin embargo, no se ven habitualmente personas con ellas por las calles, posiblemente porque se está tratando de un acopio preventivo.

Pero ese acopio es innecesrio y, además, muy perjudicial para los pacientes que sí que las necesitan. El uso de mascarillas en zonas de riesgo o en cuarentena sí es recomendable, ya no solo para evitar contagios, sino para que las personas que lo están, y aún no lo saben, no difundan la enfermedad.

De hecho, algunos de los pacientes que se han diagnosticado recientemente en España acudieron al hospital equipados con una de ellas. En esta situación sí que es un acierto, que las autoridades y expertos sanitarios han halagado repetidas veces.

Sin embargo, para la población general, en un país en el que no hay un riesgo elevado, como España, es algo innecesario. En primer lugar, si no tienen unos filtros adecuados no evitan la entrada del virus, por lo que no servirían de mucho. Pero, incluso si los tienen, comprarlas sin necesidad es una pérdida de tiempo que pone en riesgo a pacientes inmunodeprimidos, que sí que las necesitan.

Estamos en época de gripe. Las personas que, bien por una enfermedad, bien por haber recibido un trasplante o por cualquier otro motivo tienen un sistema inmunitario débil, necesitan utilizarlas cuando se encuentran en zonas con mucha afluencia de gente; como, por ejemplo, el metro.

Si no las encuentran en las farmacias no podrán usarlas y su salud correrá un serio peligro, ya no por el coronavirus, pues la probabilidad de que lo contraigan es baja, sino por otras enfermedades más comunes, como la mencionada gripe.

Por ese motivo, si queremos evitar contagios de cualquiera de estas patologías, la principal medida es el lavado correcto de manos, utilizando a poder ser agua y jabón, cubriendo también zonas olvidadas, como las uñas, las muñecas o el espacio entre los dedos, y empleando un tiempo adecuado, de alrededor de 30 segundos. Si no tenemos la posibilidad de recurrir a agua y jabón el gel hidroalcohólico sí que podría ser una opción, pero solo en ese caso.

Además, para no difundir enfermedades respiratorias, sea la que sea, es importante que nos tosamos o estornudemos en el antebrazo o el codo, nunca en la mano, y que utilicemos únicamente pañuelos de un solo uso.

¿Y qué pasa si creemos que podemos estar contagiados?

La recomendación del Ministerio de Sanidad es que aquellas personas que sientan síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar y hayan viajado a alguno de los países de riesgo no salgan de casa y llamen al 112, que enviará un equipo de médicos especializados a evaluar su caso.

Si el diagnóstico es positivo, se valorará si llevarlos a un hospital o proceder al aislamiento en su domicilio. En una reunión ayer del ministro Salvador Illa con los consejeros de salud de las distintas autonomías se concluyó que, si la sintomatología es leve, se puede hacer de este modo, con el fin de evitar posibles contagios del virus.

El resto de la población debe hacer vida normal; pues, de momento, la probabilidad de que nos contagiemos dentro de España es extremadamente baja. Que no cunda el pánico.