Los iPhone 11 y iPhone 11 Pro llegaron finalmente el pasado septiembre con un nuevo chip. Denominado U1, este pequeño silicio extra abre tanto nuevas vías de interacción entre los iPhone de nueva generación como posibilidades con accesorios de localización futuros, como los esperados 'Tiles' de Apple.

Según analistas de Barclays, tal y como leemos en MacRumors, los fabricantes de dispositivos Android tendrán acceso a un chip todo-en-uno, que incorporaría la banda ultraancha, el NFC y seguridad por hardware. El chip concreto se denomina SR100T, y fue presentado el pasado septiembre por la chipera danesa NXP.

Este chip proporcionaría, de acuerdo al fabricante, "posicionamiento preciso para la próxima generación de dispositivos móviles de próxima generación habilitados para UWB" en el rango de frecuencias de 6 a 9 GHz. Según NXP, permite localizar objetos con una precisión de hasta 10 cm y 3 grados de inclinación angular.

Los usos de la banda ultraancha o UWB: más allá de la localización

NXP UWB chip
NXP

Sus usos podrían ser más amplios a los vistos hasta ahora, incluyendo la interacción con puertas conectadas, puntos de entrada o coches que se abran cuando nos acercamos. Asimismo, se mencionan luces y altavoces, que podrían seguirnos de forma activa para activar los dispositivos necesarios y a nuestro paso.

Si bien todavía no está claro qué fabricantes adoptarán esta tecnología –toca esperar a los anuncios pertinentes para ello–, Samsung está entre los más que posibles en la primera generación. Los surcoreanos firmaron un acuerdo el pasado verano con NXP y el gigante Bosch, en el que se comprometían a desarrollar el ecosistema de banda ultraancha.

En cualquier caso, y aunque los chips pertinentes ya están presentados y por tanto es probable que estén ya disponibles a los fabricantes, no está claro si llegan a tiempo para esta generación de smartphones. En el caso de Samsung, veremos su próxima hornada, los Galaxy S20 y Fold 2, el próximo 11 de febrero.

Banda Ultraancha en AirDrop en un iPhone 11 Pro
Apple

Esta tecnología, que utiliza un amplio espectro de frecuencias para la detección espacial, es ahora usada en los iPhone para facilitar el intercambio de archivos mediante AirDrop. Ahora, en iOS 13 y mediante el uso de este chip, el sistema da preferencia entre los dispositivos disponibles a aquel al cual estemos apuntando de forma directa con el iPhone. Apple, no obstante, apunta en la página de presentación de sus iPhone 11 que "eso es solo el principio".

👇 Más en Hipertextual