Una de las novedades que más esperamos junto a los próximos iPhone que serán desvelados mañana mismo son los 'Tiles' de Apple. Se trata de unas pequeñas etiquetas con NFC y otras tecnologías de posicionamiento que podrían llevar la automatización de iOS 13 un paso más allá.

Ahora, según leemos en MacRumors, esta característica podría llegar de la mano de coprocesador de movimiento más poderoso respecto a los habituales Apple M que vemos en los SoC de los iPhone y iPads cada año, cuyo nombre en clave sería R1 (t2006) o **"Rose"***.

Estos nuevos chips dedicados podrían llegar con unas capacidades extendidas en cuanto a localización, que se añadirían a las habituales de brújula, giróscopo, acelerómetro, barómetro y micrófonos. Según el artículo, que han escrito en colaboración con una de las fuentes de la industria, este chip añadiría soporte para características de Bluetooth 5.1 y de ultra banda ancha –UWB, que permitiría conexiones en un rango de frecuencias mayor–.

Estas implementaciones permitirían a los próximos iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max –o como se terminen llamando finalmente– emitir más información acerca de su posición. Entre ellas se incluiría el ángulo de llegada y de salida de las conexiones Bluetooth. Estas podrían combinarse con otros datos del nuevo sensor R1 y permitir una localización más precisa tanto de los Tiles como de los propios iPhone.

Lo que sería realmente interesante y que sí podría cuadrar con los esfuerzos de desarrollo de Apple en los últimos años con ARKit sería la integración con algún tipo de visionado por realidad aumentada que permita encontrar nuestros objetos perdidos de una forma fácil y rápida.