Dejando a un lado los anuncios de hardware durante la WWDC 2017, HomePod, iPad Pro 10.5 y iMac Pro, Apple claramente ha dado un fuerte golpe sobre la mesa en relación a la realidad aumentada poniendo nervioso a algunos otros jugadores que están haciendo esfuerzos mucho más públicos y desde hace bastante más tiempo, particularmente Facebook y Microsoft.

Tal ves por el hecho que se trata de un API, tal vez porque no hay un anuncio de hardware que lo acompañe, las novedades en relación a la realidad aumentada presentadas durante la keynote han pasado relativamente desapercibidas, pero es tan importante como los demás anuncios y marca un punto de partida claro sobre la dirección que la compañía tomará en los siguientes años, siempre y cuando los consumidores y desarrolladores estén de acuerdo, claro.

Diría que la demostración de lo que desarrolladores son capaces de hacer con ARKit (el nombre de la API que Apple ha incorporado en su sistema operativo) es de las cosas más sorprendente que he visto en relación a la realidad aumentada. Con mucho menos pretensiones pero con mayor impacto real que lo mostrado por Microsoft y sus Hololens en el pasado, sin duda.

El futuro que Apple jamás va a querer, armatostes y aparatos grandes en la cabeza.rmente interesante lo que mostró Alasdair Coull durante la keynote. Coulee es exdirector de investigación y desarrollo de Weta Digital y ahora director de Wingnut AR, el estudio de realidad aumentada de Peter Jackson.

Cabe destacar que ARKit no requiere de puntos de referencia para posicionar los objetos virtuales sobre planos físicos. También vale la pena destacar el hecho que sobre la mesa habían varios dispositivos (iPads, iPhones) que en realidad aumentada desaparecían por completo y no causaban ningún tipo de clipping o interferencias mientras se hizo la demostración.

La realidad aumentada no es nada nuevo y llevamos años aprovechándola día a día si frecuentamos el uso de los filtros de Snapchat o Instagram Stories o si el verano pasado dedicamos horas a jugar Pokémon Go recorriendo ciudades para cazar Pokémones.

Pero es claro que las aplicaciones que Apple busca están un paso por encima de la industria. La combinación de ARKit, Unreal Engine y la creatividad de Wingnut AR es una demostración de las inmensas posibilidades de controlar el sistema operativo, de tener el poder absoluto para la optimización de las APIs y su uso con el hardware, algo que ninguna otro jugador en la industria puede presumir al día de hoy.

La realidad aumentada y la interfaz invisible

Aunque la aplicación de la realidad aumentada para videojuegos es casi obvia y bastante espectacular cuando se la usa para demostrar capacidades, en realidad son solo el principio de posibilidades muchísimo mayores que probablemente llegarán en el futuro.

El sueño y objetivo máximo de cualquier compañía que diseña interfaces es abstraerlas tanto que se vuelvan invisibles. En términos de hardware los fabricantes están apurando esfuerzos para que desaparezcan los bordes y el dispositivo entero sea la interfaz por medio de una pantalla grande multitáctil.

¿Pero qué tal si la pantalla multitáctil también deja de tener sentido? Qué tal si la abstracción total y real es deshacernos de pantallas en su totalidad? Que gran parte de nuestra relación con la tecnología, con internet, con la comunicación, con nuestra productividad pase por interfaces que solo podemos ver nosotros.

Como el focus de Aloy en Horizon Zero Dawn, un pequeño dispositivo, casi imperceptible, casi invisible, que al llevarlo puesto, nos abre un universo nuevo virtual, de realidad aumentada por medio de la cual podemos interactuar y entender mejor, obtener más contexto e información de nuestro alrededor.

Ahí es donde veo el camino de Apple, a largo plazo, en cuanto a verdadera utilidad del desarrollo de la realidad aumentada.

Se desconoce si Apple está trabajando en un dispositivo así, sean gafas o algún otro método de interactuar con la realidad aumentada sin sostener objetos con la mano, pero de entrada muchos rumores apuntan a que el próximo iPhone tendrá sensores para hacer su uso más exacto.

Apple, por supuesto, no es el primero ni el único que está trabajando en esta línea. Magic Leap es una startup que lleva ya algunos años trabajando en modo secreto en un dispositivo que permita acceder a interfaces gráficas virtuales por medio de la realidad aumentada.

Solo queda esperar hasta septiembre a los próximos anuncios de Apple, pero el futuro que nos ofrecerá iOS 11 parece bastante emocionante.

Desarrolladores ya están demostrando el poder de ARKit

Una semana más tarde del anuncio de iOS 11 y ARKit, desarrolladores ya están publicando sus primeros avances y demostraciones de lo que se puede hacer con la API.