Inmersa en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Huawei sigue articulando la narrativa entorno al veto que la ejecutiva que dirige Donald Trump ha impuesto sobre partes críticas de su negocio. Este miércoles ha tenido lugar una charla con el fundador del gigante de las telecomunicaciones chino, Ren Zhengfei, así como algunos de los portavoces y medios internacionales más relevantes.

Al mismo, moderado por Bloomberg y al que han denominado Un café con Ren, ha asistido Kishore Mahbubani, un antiguo presidente de las Naciones Unidas; Detlef Zuehlke, un representante de la Academia Nacional de Ciencia e Ingeniería alemana; y Liu Fei, la jefa de investigación en seguridad 5G de Huawei. En él se han analizado desde una perspectiva amplia las implicaciones que las tensiones actuales tienen sobre el fabricante, pero también sobre las potencias y la innovación.

La reunión con los medios no ha servido para actualizar la información disponible acerca de los principales efectos del veto, como el bloqueo de los servicios de Google en los terminales más recientes como el Mate 30 Pro; u otros suministros indispensables para su fabricación. No obstante, el presidente de Huawei ha aclarado algunas de las posturas y directrices del fabricante en esta situación histórica.

Las dudas sobre seguridad

Si bien ha mantenido que las acusaciones de Estados Unidos no están fundadas, Zhengfei afirmaba que "la seguridad no es un término absoluto" y que cumplen con los requisitos regulatorios de allá donde operan. Liu Fei ha afirmado además que apoyan el desarrollo de estándares globales, compartiendo "los mismos protocolos" que permitan la interoperabilidad entre "diferentes servicios".

El sistema "multidistribuidor" que abraza Huawei, afirma Zhengfei, facilita "la soberanía digital" que propone Alemania, actualmente inmersa en el análisis de los equipamietos de Huawei. En cuanto a las cuestiones de seguridad –parte de las cuales se han visto fundamentadas por potencias externas como Reino Unido– a las que apunta Estados Unidos, Fei afirma que hay "distintos niveles de seguridad" con medidas, revisiones y tipos de ataque diferenciados.

Zhenfei mantiene además que el efecto sobre las ventas ya se ha notado en la segunda mitad de 2019, en la que han pasado a relanzar versiones de algunos terminales previos. Si la situación se mantiene, el "enfoque estará más en el desarrollo de nueva tecnología" hacia "el final del próximo año". En cualquier caso, afirma que "las sanciones de EE.UU. nos han hecho trabajar más duro, teniendo ahora mayores ventas, ingresos y beneficios".

En cualquier caso, sostiene que "el 5G ha sido exagerado, la gente lo ve como una bomba atómica" y que "no es una tecnología como tal".

El impacto comercial

En cuanto al veto en sí mismo, el fundador afirma que "ha habido un gran impacto" aunque a pesar de ello mantienen acuerdos de despliegue de redes. La pérdida de los servicios de Google ha "impactado sobre gran parte de las ventas, lo que significa a muchos consumidores", por lo que "tendremos que ralentizar algunas partes de nuestro negocio".

Preguntado sobre el mejor y peor escenario posible de cara a 2020 y unas previsiones reportadas de crecimiento en torno al 20%, Ren se desmarca de esa cifra. Fija ese peor escenario en los resultados esperados para este año, de unos 240 a 250 millones de smartphones previstos. Esperan no obstante un fuerte crecimiento de cara al próximo año, aunque no lo cifran.

Ren afirma que en el apartado de redes, y a pesar del lobby ejercido por Estados Unidos, todavía muchos de estos "países todavía compran equipamiento de Huawei". Además, la guerra comercial no parece haberles apartado de las dificultades de abastecimiento: "no podemos seguir el ritmo de la creciente demanda", "esta no era la reacción que los consumidores esperaban".

Las implicaciones en potencia

A coffee with Ren

Curiosamente, ha sido el expresidente de las Naciones Unidas quien ha apuntado a la falta de sentido estratégico por parte de EE.UU. al "empujar a China a la completa independencia" tecnológica. Según él, por qué no iban a querer tener a Google, "un caballo de batalla estadounidense en un teléfono chino". Este representante dice "no poder imaginar a China dejando a Huawei colapsar", y debe de haber una "tremenda cantidad de recursos dedicados a Huawei".

Ya en la ronda de preguntas, bajo la cuestión de si no podría el fundador de Huawei establecer una discusión de forma directa con el propio Trump, Zhengfei escapaba: "no tengo un canal de comunicación con Trump, no tengo su número de teléfono". Aunque añadía, "él puede venir a China en cualquier momento".

Un debate paralelo al de la eyección de Huawei del despliegue de redes occidental es el fomento de un internet como dos grandes "intranets", en la que el ya famoso firewall chino tiene especial relevancia. De nuevo evitaba esta pregunta, aunque acerca de su posición entre el internet abierto y el moderado, con limitaciones al contenido que se aplican en China, afirmando que:

"Por supuesto, en internet también hay contenido negativo. Los países deben gobernar este contenido y eso es positivo y ayuda a la estabilidad social y al crecimiento de las nuevas generaciones. Sin ninguna gobernancia en absoluto sobre el contenido tampoco es completamente bueno. No hay un internet bueno o malo, ni un modelo bueno o malo."

La controvertida Ley de Ciberseguridad China aprobada en 2017, según la cual las empresas han de almacenar los datos en suelo chino y "cooperar con y colaborar en el trabajo de inteligencia nacional", es fuente de parte de las críticas críticas de seguridad a Huawei. En base a esta, y una supuesta "pérdida de soberanía digital por parte del individuo y de compañías individuales", Zhengfei sentenciaba: "¿Me preguntas eso a mi? No somos una compañía de internet, por lo que no puedo comentarle acerca de eso".

Sin progreso en la licencia del 5G a empresas estadounidenses

Sí afirma Ren que es Oriente Medio quien lleva la delantera en cuanto a despliegue de infraestructura 5G, por la gran inversión que se está dedicando a ello. Según el directivo, seguida de China.

Zhengfei propuso recientemente licenciar al completo sus cartera de patentes en tecnología 5G a una empresa estadounidense. Preguntado sobre los progresos sobre este tema, afirma que "ninguna compañía estadounidense les ha contactado", porque "se trata de una decisión muy difícil de realizar, las empresas han de considerarlo seriamente".