Luego de reportarse una oferta formal de adquisición, hoy se anunció que Google compró Fitbit por 2.100 millones de dólares. Lo cierto es que la gran G no era la única interesada en adquirir a los creadores del Versa y otros wearables. De acuerdo con The Information, Facebook también ofreció una cantidad, aunque no fue suficiente.

Dos personas familiarizadas con la operación confiaron al medio que Facebook realizó una oferta por comprar a Fitbit. La empresa de Mark Zuckerberg habría ofrecido una suma cercana a los 1.000 millones de dólares.

De haberse concretado, Fitbit habría formado parte de la división de hardware de Facebook, que actualmente es liderada por Andrew Bosworth y que cuenta con Oculus y el recién adquirido CTRL-labs, una startup especializada en controlar computadoras con la mente, por la que pagó 1.000 millones de dólares.

Sumado al visor Oculus Rift, la empresa lanzó Portal y Portal+, dos dispositivos centrados en las videoconferencias para el hogar con los que buscan competir con Amazon y Google, aunque con la ventaja de poder realizar llamadas a nuestros contactos de la red social.

Facebook y su obsesión con el hardware

Portal.

Facebook ha invertido mucho dinero en una división que parece no generarle dividendos. En abril de 2016 la empresa se hizo de los servicios de Regina Dugan, quien se había desempeñado como líder en el equipo de tecnología avanzada y productos de Google (ATAP) y anteriormente fue jefa de DARPA. La idea de la empresa fue la de replicar el trabajo de ATAP desarrollando productos novedosos.

Dugan renunció a Facebook luego de 18 meses en el cargo y su equipo secreto pasó a llamarse Portal. Entre los proyectos rumoreados durante su periodo como líder de Building 8 incluyen uno de realidad aumentada Project Sequoia, similar a las computadoras holográficas que utiliza Tony Stark en Iron Man.

A pesar de todo, Mark Zuckerberg no piensa dejar de lado el tema del hardware. Gente cercana a él ha confirmado que el jefe de Facebook tiene la intención de ser ser el dueño de la próxima plataforma una vez que los smartphones se vuelvan irrelevantes.