Harley-Davidson suspendió la producción de su primera motocicleta eléctrica, LiveWire, luego de descubrir un fallo que afecta al mecanismo de carga. De acuerdo con información del diario The Wall Street Journal, la empresa se encuentra investigando un problema y avisó a los dueños de una LiveWire que solo podrán cargarla en las estaciones ChargePoint que se encuentran en las concesionarias.

El fabricante de motocicletas no especificó el fallo y solo se limitó a decirle a sus distribuidores que frenaría la producción de la motocicleta eléctrica mientras realizaba una investigación del mecanismo de carga. En una declaración realizada a CNBC, Harley-Davidson dijo que recientemente descubrieron una "condición no estándar" durante un control de calidad final.

Las pruebas progresan bien, aunque de momento no hay una fecha definida para reanudar la producción de la LiveWire, una motocicleta que fue presentada hace cuatro años como un prototipo y que a penas a principios de 2018 se anunció su producción en masa para este año.

Harley-Davidson reveló que las motocicletas son seguras para conducir y que aquellos que cuenten con una podrán acudir con un distribuidor para recargarla. Una carga completa en un ChargePoint puede completarse en una hora y ofrece hasta 225 kilómetros de autonomía.

El plan inicial de la empresa es de ofrecer hasta 1.600 unidades en 200 distribuidores de Estados Unidos. La LiveWire tiene un precio de 29.799 dólares (unos 27.000 euros) y es la apuesta de Harley-Davidson por atraer a las nuevas generaciones, pieza clave para el crecimiento de una compañía que quiere aumentar sus ingresos en un 50% para 2027.

Debido a que son eléctricas, las LiveWire no cuentan con una de las características esenciales de una Harley-Davidson: la experiencia de sonido del motor de combustión a la hora de encender o acelerar. Para esto