– Sep 4, 2019, 11:02 (CET)

El Joker ríe otra vez: todas las referencias que usó el director Todd Phillips en la película

Con una ovación de ocho minutos en el Festival de Venecia, críticas extraordinarias y alabanzas para la actuación de Joaquin Phoenix, la película The Joker de Todd Phillips está a punto de convertirse en el fenómeno cinematográfico del año. Con su extraño aire noir y realismo callejero, la historia de origen de uno de los personajes emblemático de DC es el film más adulto de la factoría y quizás, el destinado a ser un clásico de culto. ¿Cuál fue la inspiración de su director para crear lo que parece ser una obra de arte del cine de superhéroes? Te lo contamos aquí.

La esperadísima The Joker de Todd Phillips ya está aquí, o al menos, lo está en Venecia, en donde fue recibida con entusiasmo: la crítica asegura que se trata de una película “incendiaria y potencialmente tóxica” y que la actuación de Joaquín Phoenix es aterradora, carismática y potente. Convertida antes de su llegada las salas comerciales en todo un suceso cinematográfico, la obra de Phillips parece romper todos los cánones de lo que hasta ahora había sido el cine de superhéroes.

Con su estética noir y su argumento brutal —que fue clasificado R en Norteamérica—, la película tiene una evidente deuda con obras como Taxi Driver (1976) de Martin Scorsese (que el director admitió fue uno de sus grandes referentes) y la pesimista perspectiva urbana de David Mamet. La crítica especializada ha comentado con agrado, la forma en la que el argumento se aleja de cualquier propuesta superheroica hasta la fecha y profundiza en el origen del príncipe payaso desde una perspectiva por completo novedosa.

Pero incluso con su tono adulto y siniestro, sigue siendo un film basado en la historia de un personaje de cómic, por lo que buena parte de los fanáticos se están preguntando cuál fue la inspiración directa para el guion de la película y el punto de vista con que Phillip analiza al emblemático villano de Gotham. En sus propias palabras, el director tuvo dos inspiraciones muy concretas: una de las historias icónicas del Joker en el mundo del cómic y un clásico del cine mudo, que originalmente influyó en la personalidad del icónico príncipe payaso. Para Phillips, se trató de recrear no solo al Joker como un personaje tridimensional sino, además, homenajear sus orígenes.

Durante una conferencia de prensa en el Festival Internacional de Cine de Venecia, el director admitió que dedicó buena parte del proceso de pre producción de la película, a investigar sobre todos los referentes posibles que podía utilizar y combinar al momento de llevar los orígenes de uno de los archivillanos más conocidos de la cultura pop a la pantalla grande. Después de todo, se trata de un film que dedica toda su atención al Guasón y que, por primera vez, no incluirá a la figura de Batman. De modo que Phillips debió encontrar la manera de crear un recorrido hacia la oscuridad del personaje que fuera lo suficientemente creíble y que, además, no tuviera relación con la presencia del hombre murciélago de Gotham.

Para Phillips se trató de una cuidadosa selección de información que le permitió delinear meticulosamente la personalidad, apariencia y el contexto del Guasón. “Lo divertido fue que pudimos elegir algunos elementos del cómic y de otros lugares (…) usamos la idea del cómic The Killing Joke de un comediante fallido (…) la otra gran influencia y lo que inspiró a los creadores originales de Joker fue la película muda The Man Who Laughs, que es realmente donde comenzó esto”, puntualizó.

Se trata de una referencia al origen mismo del Joker, que según sus propios creadores Jerry Robinson como Bill Finger heredó su característica sonrisa del actor Conrad Veidt en The Man Who Laughs (1928) del director Paul Leni, que, a su vez, es una adaptación de la obra homónima de Víctor Hugo publicada en 1869. Film y libro cuentan la historia de Gwynplaine, un hombre desfigurado por una sonrisa grotesca luego que su padre es ejecutado públicamente.

Veidt brindó al personaje una inquietante mueca espectral, que fue uno de los elementos determinantes en el éxito del film mudo. Su aspecto demacrado, con el cabello despeinado y los labios estirados por medio de rudimentarios efectos especiales de la época fueron la referencia inmediata para los creadores del Joker. Y, de hecho, la influencia del actor y su personaje más conocido es tan definitiva que el célebre cómic del 2005 The Man Who Laughs de Ed Brubaker y Doug Mahnke, es un homenaje directo no solo a la película de Leni sino a la historia imaginada por Victor Hugo.

Por supuesto, a pesar de las referencias, Joaquin Phoenix ha dejado muy claro que intentó crear algo por completo nuevo para dar vida al Príncipe del Crimen en la que será su primera película de orígenes. El actor hizo hincapié al hablar sobre su proceso creativo: “Para mí, la atracción por hacer esta película, este personaje, era que abordaríamos ambas cosas a nuestra manera, así que, para hacerlo, no me inspiré en ninguna otra actuación”, dijo Phoenix. “Fue algo que se sintió como nuestra creación de alguna manera, y creo que eso es lo que realmente fue importante para mí y la clave para dar vida al personaje”.

La película The Joker de Todd Phillips está protagonizada por Joaquín Phoenix (Arthur Fleck / Joker), Zazie Beetz (Sophie Dumond), Robert De Niro (Murray Franklin), Brett Cullen (Thomas Wayne), Frances Conroy (Penny Fleck), Marc Maron (Ted Marco), Douglas Hodge (Alfred Pennyworth), Josh Pais (Hoyt Vaughn) y llegará a los cines comerciales el 4 de octubre de este año.

¿Estará la película más violenta y difícil de DC a la altura de las expectativas que ha generado su éxito temprano? Todo parece indicar que sí.