El lince boreal o europeo (Lynx lynx) es el felino de esta especie de mayor corpulencia. Sus patas son largas y su cola corta, lo que le permite ser un hábil trepador y cazador. En España se extinguió a principios del siglo XX.

El Centro de recuperación de fauna MónNatura Pirineos en Lleida ha presentado esta semana al primer lince de esta especie nacido en el Pirineo catalán desde hace más de un siglo. Se trata de una cría nacida en cautiverio, cuyos padres Ui y Liu llegaron al municipio de Son (Alt Àneu) en 2008 procedentes de un zoo de Lugo.

El pequeño lince, que pesa ocho kilos, se encuentra en perfecto estado de salud. De adulto, los linces boreales pueden llegar a pesar 30 kg y medir 130 cm hasta la cola.

Labor de educación ambiental

Según Miquel Rafa, director de Territorio y Medio Ambiente de la Fundación Catalunya La Pedrera, “reforzará la labor de educación ambiental que se hace en este centro, donde hay otras especies de animales como el quebrantahuesos, el duque, el corzo, la marta, la garduña y el zorro, entre otros; que permiten explicar su función ecológica en los Pirineos”.

Entre ellos, los padres del cachorro, dos linces que nacieron en cautiverio en mayo de 2008 en un zoo de Galicia, y fueron trasladados al centro de MónNatura Pirineos en agosto del mismo año.

Para visitar a la cría y conocer su función ecológica dentro de este entorno, el centro realiza la actividad ‘Fauna de los Pirineos’, que se desarrolla durante la visita a su centro.

MónNatura Pirineos acoge diferentes proyectos para los animales que custodia. Por una parte, de reintroducción de la vida salvaje como con el caso del búho o el corzo; de liberación, con ejemplares en la fase final de recuperación y que finalmente se liberan, como el milano negro, ratoneros, zorros, duques o corzos; o de final de vida, es decir, animales irrecuperables que acaban su vida en el centro para asegurar una buena calidad de vida el tiempo que les queda.

Este artículo fue publicado originalmente en Agencia Sinc