Microsoft ha admitido que sus empleados y contratistas de la empresa escuchan las conversaciones de usuarios que utilizan el servicio de traducción de Skype, así como comandos de voz realizados al asistente de voz de la compañía, Cortana.

La empresa de Redmond ha actualizado su política de privacidad especificando que estos audios son analizados por humanos y no solo mediante inteligencia artificial para mejorar su servicio. "Nos dimos cuenta, en base a las preguntas planteadas recientemente, que podríamos hacer un mejor trabajo especificando que los humanos a veces revisan este contenido", dijo un portavoz en un comunicado enviado por correo electrónico a Reuters.

La semana pasada, Motherboard dio a conocer que un contratista de Microsoft le proporcionó un caché de documentos internos, capturas de pantalla y grabaciones de audio de los usuarios. En un principio, Microsoft defendió que sus políticas eran claras al indicar que obtienen el consentimiento de los consumidores antes de recolectar y usar los datos.

La empresa de Redmond no es la única que vuelve a estar en el ojo del huracán por el manejo de la privacidad de sus usuarios. El martes pasado, fue revelado que Facebook contrata a empresas externas para que humanos transcriban a texto los audios enviados en su plataforma de mensajería instantánea, Messenger.

Adicionalmente, Google fue obligada a pausar su programa de revisión de conversaciones de Home y Assistant, mientras que Apple y Amazon suspendieron programas similares que permitían a empleados escuchar consultas a Siri o Alexa.