El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado sin prueba alguna a Google de perjudicarlo en las elecciones que ganó en 2016. También advirtió que estará "observándolos muy de cerca" durante las elecciones de 2020.

Los comentarios han sido publicados en su cuenta de Twitter. En ellos también apuntó a Sundar Pichai de mentirle durante su visita en la oficina oval. También lo acusó de seguir trabajando con China, aún después de advertencias por parte de presidencia.

Las acusaciones hechas por Trump de las "actividades muy ilegales" por parte de Google, pero coinciden con un segmento de Fox News emitido minutos atrás donde Lou Dobbs presenta las declaraciones de Kevin Cernekee, un ex ingeniero del buscador más usado del mundo, el cual asegura que el trabajaron para evitar que el actual presidente sea elegido.

Cernekee tampoco ha ofrecido evidencia alguna que apoye sus alegatos.

Dobbs continuó con el ataque en Fox News entrevistando a Peter Schweizer quien aseguró que Google eliminó noticias negativas hacia Hillary Clinton y que en 2020 lo harán con mayor intensidad. Nuevamente, no se ofreció ninguna evidencia.

Peter Schweizer es uno de los editores más importantes de Breitbart News, la publicación de extrema derecha la cual fue administrada durante años por Steve Bannon, quien fue director de la campaña de Trump en 2016.

Además de las acusaciones hechas por Donald Trump en Twitter, también publicó, presuntamente por el equipo de campaña del presidente, segmentos en video del programa de Lou Dobbs con momentos de las entrevistas y declaraciones a Cernekee y Schweizer.

Hay una correlación muy cercana entre lo que presentadores dicen en Fox News y lo que Trump publica en twitter o dice en declaraciones públicas. Lo que ahora es una relación simbiótica entre la cadena de noticias de derecha y el presidente de Estados Unidos ha sido muy bien documentada en un reportaje del New Yorker.

Aunque no hay evidencia alguna que Google perjudicó a Donald Trump durante las elecciones en 2016, cada día hay más pruebas concluyentes de cómo la publicidad ultrasegmentada de Facebook, con ayuda de Cambridge Analytica, benefició y decantó la balanza del lado del actual presidente.