La pugna entre Huawei y Estados Unidos parece lejos de solucionarse. Luego de que el Departamento de Comercio anunciara que emitirá licencias para que las empresas puedan vender productos a la tecnológica china, el Congreso de EE.UU. presentó una legislación para limitar las capacidades de Donald Trump y su administración en este tema.

El proyecto de ley, que lleva por nombre Defendiendo el Futuro del 5G en América, busca reducir la capacidad del presidente y su gobierno para suavizar las restricciones a Huawei. De ser aprobada, esta ley codificaría la orden ejecutiva dictada por el presidente y prohibiría al Departamento de Comercio la eliminación de la tecnológica china de la Entity List sin una aprobación del Congreso.

Senadores demócratas y republicanos presentaron la legislación que también le otorga poder al Congreso de Estados Unidos para rechazar exenciones que cualquier administración podría otorgar a empresas estadounidenses que llevan a cabo actividades comerciales con Huawei.

De acuerdo con el senador Tom Cotton, Huawei no es un socio comercial normal para las empresas estadounidenses, sino un frente para el Partido Comunista Chino al que no se deberían vender herramientas que serán usadas para espiar a los norteamericanos. Otro legislador indicó que al prohibir a las compañías de Estados Unidos hacer negocios con Huawei se envía un mensaje claro de que tomarán la amenaza con seriedad.

Huawei es considerada como una empresa maligna dirigida por el gobierno chino que busca dominar el futuro de las redes 5G, espiar a países extranjeros y robar propiedad intelectual y secretos comerciales. Los senadores estadounidenses indican que la compañía china es una amenaza para la seguridad de las telecomunicaciones de EE.UU. y sus aliados.

El proyecto de ley busca solucionar los errores catastróficos — como define uno de los senadores — que ha causado la administración de Trump al debilitar las restricciones a Huawei. De ser aprobada por la Cámara, toda decisión que tenga que ver con este tema deberá ser aprobada previamente por el Congreso de Estados Unidos.