El pasado lunes tanto Xiaomi como Oppo enseñaban las primeras imágenes de prototipos de smartphone funcionales con una cámara tras la propia pantalla, probablemente una como respuesta a la otra. Tras ello, Xiaomi se aventura a explicar unos cuantos detalles más de esta tecnología que parecía estar más alejada del mercado.

La pantalla ha de ser OLED –lo cual ya la limita a los smartphones de una cierta gama– por el hecho de que la retroiluminación de los paneles LCD impediría, o mezclaría la luz procedente del resto de zonas de la pantalla, por lo que sería necesario apagarla por completo o utilizar zonas de iluminación como las que vemos en las televisiones y monitores LCD de más alta gama, que todavía no han llegado al mercado en estos formatos.

Xiaomi OLED transparente para cámara bajo pantalla
Xiaomi

De acuerdo a un tweet publicado por Wang Xiang, vicepresidente de la marca, no se trata de una pantalla OLED cualquiera. En su lugar, se utiliza una pantalla cuyo ánodo o parte inferior es transparente en cierto grado. Gracias a ella es posible que la luz exterior produzca una imagen cuando los pixels del área están apagados. Según Xiaomi, esto no tendría efectos fuera del modo de cámara.

La cámara en cuestión usará un sensor de 20 megapixels, que se mantendría oculto a la vista incluso cuando la pantalla esté apagada. De confirmarse, todos estos detalles supondrán muy probablemente la muerte definitiva al 'notch', e incluso a toda la retahíla de sistemas de cámara motorizados que quedarían relegados a un segundo plano, a favor de sistemas fijos mucho más duraderos, fiables y también resistentes al agua.

Este tipo de sistemas, sin embargo, plantea una cuestión fundamental: si las cámaras se pueden ocultar tras una simple pantalla y es posible que dejen de ser visibles incluso a simple vista, ¿dónde queda la privacidad?