Un informe elaborado por la GSMA –y publicado por la agencia de noticias Reuters– concluye que un veto de Europa a Huawei y ZTE aumentaría el coste de las redes 5G en 55 millones de euros, además de retrasar la implantación de la tecnología en unos 18 meses.

Los 55.000 millones de euros engloban todos los posibles costes generados por la prohibición. La mitad de los mismos, según el informe, se deberían al mayor precio de los componentes, causado por una pérdida de competitividad en el mercado. La GSMA también señala que "adicionalmente, los operadores tendrían que reemplazar infraestructura existente antes de implementar 5G".

Huawei y ZTE tienen una cuota de mercado combinada de más del 40%. El retraso de 18 meses que causaría su exclusión de la región europea "aumentaría la diferencia en penetración de 5G entre la UE y los Estados Unidos en más de 15 puntos porcentuales en 2025", según el informe elaborado por la GSMA.

En una entrevista con Hipertextual, José María Álvarez-Pallete (presidente ejecutivo de Telefónica) advirtió sobre las implicaciones de un veto generalizado a Huawei, tanto en el plano económico como en los plazos de despliegue. "Huawei va entre 2 años y 18 meses por delante de Ericsson y de Nokia en equipamiento y en estándares de 5G. Por lo tanto, si Europa hace un bloqueo a Huawei, perderá la posibilidad de acelerar su despliegue", declaró el ejecutivo.

El conflicto continúa

A las advertencias de Estados Unidos sobre el posible espionaje y la inseguridad de los equipamientos de red fabricados por las empresas chinas, hay que sumar el veto aplicado por el Departamento de Comercio de los EE.UU. a Huawei, lo que prohibe que empresas como Google o Qualcomm realicen negocios con ella. Este movimiento, producido durante el mes de mayo, debilita diversas áreas de su negocio y podría hacerles perder competitividad respecto a empresas rivales como Samsung o Apple.

Actualmente, Google provee servicios de gran valor en Europa como Play Store, Gmail o Google Maps, además de licenciar muchos sistemas como Google Assistant o Google Play Services –que enriquecen la experiencia de uso de los teléfonos Android–. Por otra parte, empresas como ARM e Intel licencian y proveen ciertos componentes al fabricante chino, los cuales son esenciales para la manufactura y producción de muchos de sus productos. El veto del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, por lo tanto, conlleva el cese de dichos negocios y podría dejar a la corporación china en una situación muy débil.

Mientras, Estados Unidos y China se encuentran inmersos en una guerra comercial que podría afectar a la operatividad de las empresas de todo el mundo. En relación a esta batalla, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, aseguró que "si hiciéramos un trato, podría imaginarme que Huawei posiblemente estaría incluido de alguna forma, como parte de un acuerdo comercial".

👇 Más en Hipertextual