– Jun 27, 2019, 3:03 (CET)

30º aniversario de ‘Batman’ de Tim Burton, la película que cambió para siempre el cine de superhéroes

La película 'Batman' de 1989, dirigida por Tim Burton, cumple 30 años. Acá hacemos un repaso de su gran influencia en el cine de superhéroes.

En la actualidad el cine de superhéroes domina las carteleras comerciales año con año y ya no resulta extraño enterarnos de los millonarios récords de taquilla que alcanzan los largometrajes. Marvel lleva la delantera con su cada vez más complejo Universo Cinematográfico. DC, por su parte, con todo y sus altibajos, también se ha abierto camino con sus producciones. Esta situación, por supuesto, tuvo su origen en algún punto de la historia del cine, y allá nos remontaremos brevemente para luego enfocarnos en una cinta que transformó el universo de DC, el cine de superhéroes y al propio Batman, el mítico personaje creado por Bob Kane y Bill Finger en 1939.

El origen de las cintas de superhéroes se remonta a los años cuarenta. Captain Marvel de 1941 es considerada la primera cinta del género y dos años después, en 1943, se estrenó la primera película de Batman. Se debe considerar que ambas tenían un formato muy distinto al que conocemos, pues se conformaban de episodios cinematográficos que eran proyectados semanalmente en las salas de cine. Durante esos años vendrían otros títulos del incipiente género, aunque en las dos décadas siguientes pocas cintas de superhéroes llegarían a las carteleras.

En 1966 fue estrenada Batman, con Adam West y Burt Ward, cinta que se desprendió de la famosa serie televisiva que hoy es objeto de culto, sin embargo, cabe mencionar que a causa de esta serie el personaje de Batman llegaría a la década de los setenta como un personaje irrisorio, cómico, sin un atisbo de lo que hoy en día significa Batman para nosotros. La historia de Batman como un personaje oscuro tardaría un par de décadas más en construirse y enriquecerse con los valores y características que en la actualidad le atribuimos. Pero el destino de Batman ya se estaba escribiendo en la cabeza de un hombre que no figuraba en los reflectores por el momento y que lucharía varios años por hacer realidad el Batman que él creía todos merecíamos. Su nombre es Michael E. Uslan, productor ejecutivo de Batman de 1989, además de un fanático y estudioso de los cómics.

En 1978 Superman de Richar Donner, protagonizada por el legendario Christopher Reeve, fue todo un éxito en taquilla, en el público y con la crítica. Con ella se abrió el camino para lo que sería una saga de cuatro películas que se estrenarían a lo largo de los años ochenta. Luego del éxito de Superman otros superhéroes también tuvieran sus propios largometrajes. Sin embargo, la apuesta por Batman no se equiparaba con la que fue hecha por el "Hombre de acero", pues, recordemos, en ese entonces Batman era sinónimo de comedia, de mallas, batibailes y onomatopeyas ilustradas en la pantalla.

Hacia el final de la década de los setenta Michael E. Uslan compró los derechos para realizar una película de Batman. Sin embargo, el camino para que este proyecto se concretara no fue sencillo ni rápido. Uslan lo ha contado de esta forma:

Me rechazaron todos los estudios y todos los pequeños grandes. Básicamente, me dijeron que era la peor idea que habían escuchado, que estaba loco. No puedes hacer películas de cómics serias. No puedes hacer superhéroes oscuros. No puedes hacer una película de una vieja serie de televisión. Nunca se ha hecho.

Pero las cosas estaban a punto de cambiar. En 1985 fue publicado el mítico título de Frank Miller, “The Dark Knight Returns”. La historia y el arte del mismo definieron al Batman oscuro que en la actualidad conocemos y, claro, influiría directamente a la película de 1989.

30 años de 'Batman'

A treinta años del estreno de Batman hemos disfrutado y sufrido con las adaptaciones cinematográficas que le siguieron. Hemos tenido de todo, trilogías extraordinarias, películas más o menos aceptadas y otras que preferiríamos olvidar. Por supuesto también hemos disfrutado y sufrido cada vez que se designa a un nuevo actor para dar vida a Bruce Wayne / Batman. A la fecha desde la primera cinta de 1943 han sido: Lewis G. Wilson, Robert Lowery, Adam West, Michael Keaton, Val Kilmer, George Clooney, Christian Bale, Ben Affleck y próximamente Robert Pattinson.

No es exagerado decir que cada vez que se ficha a un nuevo actor para interpretar a Batman se arma un verdadero drama, el público se divide, todos tienen mejores opciones en mente y saltan argumentos en contra y a favor del elegido. En resumidas cuentas se desatan enormes polémicas, por supuesto son mucho más notorias en la era del Internet en donde las opiniones vuelan en tiempo real. Basta con observar las reacciones tras el anuncio de Robert Pattinson como protagonista en The Batman de Matt Revees, programada para estrenarse en 2021. En el caso de la cinta dirigida por Tim Burton las cosas no fueron diferentes.

Se sabe que Burton tuvo que vencer muchos obstáculos, sobre todo con los ejecutivos del estudio para que aceptaran el fichaje de Michael Keaton como Batman. Y es que al actor se le relacionaba más que nada con la comedia y con su anterior trabajo con Burton, Bettlejuice (1988). A todas las críticas, que no fueron pocas, el director californiano dio como explicación que Keaton "tenía una actitud nerviosa y atormentada", lo cual se adaptaba perfectamente a la visión que él tenía sobre Batman.

Pese a que la gente puso anuncios en los periódicos quejándose por el "escándalo" de haber fichado a Keaton, de las miles de cartas que fueron enviadas al estudio, así como miles de firmas recabadas para retirarlo como intérprete de Batman, Warner Bros. apoyó la decisión del director. Aunque, tal vez para tomar precauciones, cuando fue posible se lanzó un teaser para sopesar la reacción del público. Dichos avances fueron proyectados en las películas que estaban en cartelera y pronto se volvieron objeto de culto. Con más confianza el estudio siguió adelante con el proyecto.

La confección de un clásico inmediato

Como sucede con este tipo de películas, resulta inevitable hablar de los actores que rechazaron o fueron rechazados para ser parte de ellas. Y es que no deja de ser curioso cuando imaginamos cómo habría sido todo con otros intérpretes. En el caso de Batman se encuentran William Dafoe, James Woods, David Bowie, Tim Curry, Brad Durif, John Lithgow y Robin Williams, ellos fueron considerados para dar vida al Joker, pero, como sabemos, fue el propio Jack Nicholson quien se quedó con el papel. Su interpretación, así como el universo creado por el equipo encabezado de Burton colocaron muy en alto al género que en adelante cobraría mayor fuerza hasta convertirse en la industria millonaria que hoy conocemos.

Otra actriz que se quedó al margen de este clásico fue la enigmática Sean Young, quien había participado en Blade Runner, sin embargo, sufrió un accidente de caballo que le impidió trabajar en la película. Así fue como Kim Basinger fue fichada para dar vida a Vicki Vale.

La importancia de Batman de Tim Burton radica en varios factores. El primero es que este superhéroe y su universo nunca habían sido representados como en ella; su carácter frío, oscuro primero fue delimitado en los cómics y se rescatarían estos valores para la cinta. Debemos recordar que la Edad de Oro de los cómics había pasado y que la última referencia de este personaje en la pantalla, como decíamos líneas arriba, era la de Adam West. Es por esto que a partir del largometraje Batman se vería con otros ojos al cine de superhéroes, no ya como un género B, de comedia o para niños, la evolución del cine de superhéroes había comenzado hasta convertirse en el género popular y taquillero de hoy en día. Otro factor importante es la producción destacada de Batman, la música de Prince, la del propio Danny Elfman, el espectacular diseño de arte, que vale decirlo fue galardonado con un Premio de la Academia, terminaron de dar forma a esta importante película que sin duda marcó un antes y un después en el universo de Batman pero también en el cine de superhéroes.

Uslan también ha señalado que para ellos era importantísimo mostrar a Gotham "como si se tratara de un tercer personaje" —los otros eran Batman y el Joker, por supuesto—. El productor creía que solo mostrando a la ciudad como era debido el público creería las fuerzas en choque entre los protagonistas. En el siguiente video podemos ver al propio Bob Kane hablando de Batman, de la película, así como el enorme set de grabación que se construyó para la cinta.

Claro que una tremenda campaña publicitaria ayudó bastante. Cientos de artículos con la marca de Batman convirtieron aquel verano (del hemisferio norte) en uno infestado por la "Batmanía". Las cosas, como sabemos, nunca volverían a ser las mismas. En taquilla las cosas no fueron diferentes, fue la primera película en lograr recaudar 100 millones de dólares durante sus primeros diez días de exhibición y la primera más taquillera basada en una historieta de DC Comics —récord que hasta 2005 sería superado por The Dark Knight—. Por otro lado también resultó ser un éxito en ventas de videos caseros, pues recaudó alrededor de 150 millones de dólares por esta vía.

El regreso de Batman y más

Luego de Batman el propio Tim Burton dirigió la secuela: Batman Returns, estrenada en 1992. Keaton repitió como protagonista, mientras que Danny DeVito se convirtió en El Pingüino y Michelle Pfeiffer en Gatúbela / Selina. Al principio Burton no daba por sentado que volvería a hacer otra película de Batman: "Voy a regresar si la secuela ofrece algo nuevo y excitante", dijo en 1989. "De lo contrario, es una idea más que estupefacta", a pesar de todo regresó. A su estreno Batman Returns pronto rompió récords en taquilla, convirtiéndose en el largometraje con mayor apertura hasta el momento —solo superada por Aladdin y Home Alone 2: Lost in New York—. Ya para esa década poco a poco comenzaron a llegar a la cartelera otros títulos de superhéroes, tales como: La Sombra (1994), El Fantasma (1996), Capitán América (1991) y Los 4 Fantásticos (1994).

En 1995 se estrenó otro título de la franquicia: Batman Forever. Con Tim Burton como productor y Joel Schumacher como director, las cosas no fueron tan bien como se esperaba. En primer lugar se fichó a Val Kilmer para dar vida a Batman y junto al cambio de dirección y de estilo no convencieron al público. Sin embargo, el estudio decidió hacer otra película más con Schumacher al frente: Batman y Robin, estrenada en 1997. Sí, de nueva cuenta el drama, pues según se dice Kilmer no quiso trabajar más con el director, así que se designó a George Clooney para interpretar a Batman, así como a Chris O'Donnell para hacer el papel de Robin. Esta cinta no solo es infame, sino que también es la peor calificada de la saga (3.7), por tal motivo y por su poca recaudación la franquicia fue pausada durante casi una década.

Una nueva era se abriría con la trilogía de Christopher Nolan. Batman Begins de 2005, abría esta etapa en la que Christian Bale hizo el papel protagónico. A esta le seguirían The Dark Knight de 2008, en donde Heath Ledger sorprendió a todos con su interpretación de Joker, cabe mencionar que la noticia de su fichaje también cayó muy mal a los fanáticos de Batman, sin embargo su actuación dejó sin aliento a todos, poniendo muy en alto la marca a quienes asuman el reto de dar vida a este peculiar villano —a la fecha Jared Leto y Joaquin Phoenix en la próxima Joker—. The Dark Knight Rises en 2012 dio el cierre a esta trilogía exitosa que devolvería al universo por el camino trazado, aunque cada etapa con su propio encanto, por Batman de 1989. En 2016 llegaría Ben Affleck al papel de Batman y con ello las opiniones polarizadas. Sin embargo el Universo Extendido de DC sigue su curso con diversos títulos, unos más destacados que otros, pero en pie y creciendo.

A estas alturas el cine de superhéroes ya se ha consolidado como un género prolífico y altamente redituable, no deja de sorprender cuánto ha evolucionado a la fecha desde la década de los cuarenta; tampoco cuánto Batman se ha transformado a través de los años. Transformación que en el cine se originó con Batman de 1989, el clásico inmediato que recordamos en su 30° Aniversario.