En medio de la tormenta, haciendo como si nada ocurriera fuera de las cuatro paredes del recinto londinense en el que ha tenido lugar el evento, Honor, la marca subsidiaria de Huawei, ha presentado su nueva línea de buques insignia. Bajo el nombre general "20 Series", la marca ha dado a conocer el Honor 20 Lite, Honor 20 y Honor 20 Pro.

El del medio es, de todos los presentados, quizá el más interesante en cuanto a las prestaciones que ofrece y el precio por el cual se puede adquirir. Una combinación que, con suerte, permitirá al usuario olvidar todo cuanto se ha dicho de la marca en estos últimos días y darle una oportunidad al terminal a pesar del incierto futuro en su relación con Google y, a la postre, Android.

Cuatro cámaras ven más que tres

Samsung y su Galaxy A9 nos sorprendían el pasado año con la cuádruple configuración en la cámara trasera de este terminal de gama media, y Huawei hacía lo propio a comienzos de este con el P30 Pro y su sensor ToF añadido para mejorar la medición de la profundidad. Ahora Honor quiere volver a hacer sonar la campana sobre esa configuración de cuatro lentes en la parte posterior con un terminal que agrupa un sensor principal de 48 megapíxeles, uno de 16 MP gran angular y un tercero de 2 MP para conseguir el efecto de profundidad en las fotografías con modo retrato.

El último de ellos, separado de los tres principales, es el que más llama la atención por lo diferente respecto al resto de modelos del mercado. Se trata de un sensor de 2 megapíxeles dedicado de manera exclusiva a capturar imágenes con modo macro, algo que ya incluían terminales de Huawei mediante un modo asistido por inteligencia artificial pero que ahora gana protagonismo individual.

En su frontal encontramos una cámara de 32 megapíxeles ubicada en una perforación en la pantalla, desechando de esta forma el notch y aprovechando el frontal de 6,26 pulgadas en mayor medida. Además, el Honor 20 puede presumir de ser un dispositivo bastante competente en el resto de sus apartados, con el último procesador de la marca –el Kirin 980, que encontramos también en el Huawei P30 Pro–, 6 GB de memoria RAM, 128 GB de almacenamiento interno y una batería de 3.750 mAh. Como detalle, el lector de huellas dactilares se ubica en el marco lateral derecho y no en la parte trasera o bajo el panel delantero.

Su precio es una de las grandes bazas con las que juega la marca de cara a la comercialización del terminal, siendo este de 499 euros para la configuración anteriormente descrita.