Desde el más allá egipcio los faraones deben estar de fiesta gracias a un experimento científico que permitió fabricar una cerveza con levadura de hace 5.000 años encontrada en una vasija del Antiguo Egipto. Un grupo de científicos israelíes de la Universidad Hebrea de Jerusalén se propuso probar la historia en un sorbo, con la esperanza de que, después de probarlo, vivieran para contarlo.

Por amor a la ciencia, un grupo conformado por microbiólogos, arqueólogos y expertos vinicultores, decidió preparar una bebida digna de los faraones con una cepa de levadura que encontraron en uno de los nanoporos de una antigua vasija egipcia. Los científicos consideran que esta es la primera cerveza en el mundo fabricada con levadura antigua que ha sido preservada y desarrollada para ello. Aunque técnicamente la levadura que utilizaron es descendiente de la levadura que se encontró en la vasija, pero la cepa sí que tiene sus 5.000 años de edad.

Yaniv Berman/Israel Antiquities Authority.

“Esta levadura antigua nos permitió crear cerveza que nos permite saber cómo sabía la cerveza filistina y egipcia. Por cierto, no sabe nada mal”, dijo el microbiólogo Ronen Hazan, uno de los conductores del experimento.

Brindemos por Cleopatra

Primero es importante conocer el origen de este experimento: el descubrimiento arqueológico de vasijas encontradas en cuatro sitios diferentes de Israel. Se estima que las vasijas más antiguas de este descubrimiento daten del año 3000 A.C., aproximadamente.

De las vasijas encontradas, los científicos compararon con otras 80 para asegurarse de no confundir la cepa de levadura con otra que estuviese posiblemente en el entorno. Los científicos probaron 27 vasijas que no se utilizaron para alcohol y otras 53 muestras en las que no se encontró un solo nanoporo con levadura.

https://hipertextual.com/2019/01/ciencia-cleopatra

Teniendo la vasija elegida por los dioses, el grupo encontró la cepa de levadura que examinaron genéticamente para descubrir que el fermento es bastante similar al que se utilizaba en las bebidas tradicionales africanas e incluso a la levadura moderna para hacer la cerveza de nuestros tiempos.

Una vez examinada la cepa de levadura, en un increíble trabajo de cooperación científica, los científicos prepararon la cerveza con la ayuda de un experto israelí en la bebida, cuya muestra fue realizada por el doctor Elyashiv Drori, además de obtener certificación de probadores profesionales del Programa de Certificación Internacional de Jueces de Cerveza. Estos jueces calificados dieron el visto bueno al experimento, categorizándolo como de alta calidad y apto para el consumo.

Por amor a la ciencia... y a la cerveza

Tal vez muchos de los que lean sobre este experimento consideren que fue una ociosidad científica solo para reproducir una bebida que algún faraón pudo haber tomado, pero en realidad es más que eso. El doctor Hazan expresó al respecto que, “más allá de los artilugios para beber una cerveza de los tiempos del Faraón, esta investigación es extremadamente importante en el campo de la arqueología experimental, un campo que busca recrear el pasado”.

De esta manera, los arqueólogos podrían elaborar una visión de la historia más descriptiva que los libros, documentales y películas, pues podríamos saber cómo sabían los alimentos del pasado, algo que es realmente fascinante.

Yaniv Berman, Israel Antiquities Authority.

Para el momento que todos estaban esperando, los científicos se dispusieron a probar la cerveza histórica bromeando con que había dos resultados posibles: “Estaremos bien o estaremos todos muertos en cinco minutos”, según expresó el arqueólogo Aren Maeir de la Universidad de Barllan en Israel. La excelente noticia es que todos vivieron para contarlo.

Si te causa curiosidad saber a qué sabía la cerveza que tomaban los faraones, puede que tengas suerte en un futuro, pues los científicos insinuaron que podrían lanzarla algún día al mercado, para que todos bebamos como los dioses.

¡Salud porque la ciencia siga regalándonos estos momentos!