El nuevo episodio de The Walking Dead, llamado "The Calm Before" nos llevó a la esperada Feria de la Reunificación preparada por las comunidades aunque, contrario a su título, nos dejó en un terreno espinoso, doloroso y brutal.

Te recomendamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 9x15.

Todo era felicidad, las comunidades estaban reunidas en el Reino, incluso el episodio arranca con un breve relato de una pareja que encontró su hogar en Hilltop y como durante 5 años vivieron en relativa tranquilidad y prosperidad. Luego vemos que sufren una emboscada y cómo la propia Alpha está cortándole el cuero cabelludo a la chica. Por supuesto que esta acción auguraba cosas muy, muy malas para las comunidades. Además ya se nos había prometido "La Boda Roja" de The Walking Dead.

Los encargados de la serie nos engañaron, pues no prepararon el sangriento golpe de los Susurradores para el final de temporada, sino para el antepenúltimo, justo cuando pensábamos —y con razón, ya que el título lo sugiere— que solo se nos mostrarían las actividades en la Feria, el reencuentro de los personajes principales, la felicidad y prosperidad de las comunidades al integrarse y firmar un acuerdo entre ellas. En fin, pura felicidad mientras "La tormenta" —así se titula el 9x16, el capítulo que echará el cierre a la novena temporada— se avecinaba irremediablemente.

Pero no, el golpe viene cuando estamos con la guardia relajada. Tal como le sucede a las comunidades reunidas; justo cuando creen que solo necesitan estar unidos para contener y replegar a los temibles enemigos liderados por Alpha, así como colaborar con tecnología, conocimientos y demás.

El caso particular de Michonne es muy doloroso, ya que tras la desaparición de Rick y el evento que nos fue narrado en el episodio anterior ella se había replegado tras los muros de Alexandría, se había alejado incluso de sus amigos y por esto había sido duramente cuestionada por todos. Y es justo cuando Michonne accede a colaborar con las demás comunidades que sucede la matanza de la Feria. Sin duda, esto le dejará una profunda cicatriz, y de las peores: de las que no se pueden ver.

Claro que ella no es la única en padecer la brutal respuesta de los Susurradores, no pocos sufrieron y sufrirán por ello. Diez víctimas se cobró Alpha y compañía: Enid, Tara, Alec, Henry, Ozzy, DJ, Frankie, Tammy, Addy y Rodney.

Debemos destacar que el episodio está grandiosamente dirigido, nos deja un tanto al desamparo de nuestras suposiciones y juega con ellas, tanto así que nos daremos cuenta muy tarde de que las cosas están sucediendo en tiempos no lineales y esto, además de sorprendernos, nos pilla con la atención en muchos lados y, más que nada, creyendo que hasta el siguiente episodio vendría la matanza.

Y es que los líderes de las comunidades deciden patrullar los alrededores para asegurarse de que todo está bajo control; el grupo de avanzada se divide y por un lado quedan: Daryl, Michonne, Carol y Yumiko, quienes se enfrentan a un grupo de caminantes y luego a los Susurradores. Pero estos últimos son demasiados y los obligan a rendirse. Beta le ordena a Daryl a reunirse con Alpha y, claro, todos pensamos lo peor, sin embargo, ella le dice que deben respetar sus límites o de lo contrario conducirá a las comunidades una enorme horda que mantiene en un terreno.

En este punto pensamos que las cosas habían sido demasiado fáciles para todos: para Lydia, a quien vimos enfrentar a su madre cuando esta se infiltró en El Reino; para el grupo con el que viajaba Daryl y en sí para todas las comunidades. La respuesta llegó muy pronto, cuando encontraron a Siddiq herido y atado a un árbol, este les muestra el horror: 10 picas con las cabezas de miembros de todas las comunidades.

Sin duda los escritores y la showrunner de The Walking Dead, Angela Kang, se anticiparon a todas las expectativas del público, incluso esta última ha dicho que no fue sencillo decidir cuáles personajes morirían en este ultimátum sangriento de los Susurradores. Además, con lo sucedido cambian por completo las teorías sobre Henry, su relación con Lydia y, por supuesto, hieren profundamente a un personaje queridísimo: a Carol. Un momento brutal del capítulo es cuando al ver las cabezas en las picas, Daryl grita de dolor, pero no por él sino por su amiga quien ya había sufrido la muerte de su hija Sophia —Oh, Carol!—.

¿Cómo será ahora la vida para las comunidades, para los personajes que cada vez están más rotos? ¿Qué le queda a esta temporada?, ¿será que ya vimos el verdadero final de la entrega? El adelanto del episodio nos habla de una tormenta real y cómo esta obliga a las comunidades a traspasar las fronteras delimitadas por Alpha. ¿Esto iniciará una terrible guerra?

Nos quedan muchas más preguntas, muchos caminos y sobre todo un gran reto para los que confeccionan este título pues, los personajes principales se han retirado: Rick (Andrew Lincoln), Maggie Greene (Laura Cohan) y sabemos que Michonne (Danai Gurira) también la hará. Se habla mucho sobre el regreso de Rick, pero también se habla de los bajos números de audiencia que ha recogido la temporada. Veamos, pues, lo que nos espera en el episodio final y en la próxima temporada.