En el episodio 9x14 de The Walking Dead, llamado "Scars", pudimos conocer un evento pasado que marcó a Michonne y el destino de Alexandría, por tanto del resto de las comunidades. Con este capítulo nos acercamos al final de la temporada, pues solo le restan dos más: el 9x15 llamado "The Calm Before" y el episodio final (9x16), "The Storm".

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 9x14.

Desde el principio de la segunda parte de la novena temporada, es decir, luego de que despidiéramos a Rick —y, claro, a Maggie— fue notoria la resistencia de Michonne a aceptar a nuevas personas en Alexandría, así como una tendencia a aislarse del resto de las comunidades aún en detrimento del bienestar y la colaboración entre ellas. Judith ha mostrado estar en contra de esto, por su propia personalidad pero también por las muchas historias que conoce de su padre. Sin embargo, la pequeña, por más que tenga una madurez sorprendente, no sabe sopesar todo lo que está en juego en ese mundo postapocalíptico, ni conoce todos los horrores que los humanos son capaces de hacerse unos a otros.

En "Scars" conocimos el origen de las enigmáticas e idénticas cicatrices que tienen Michonne y Daryl. El flashback que disfrutamos en este episodio es muy emotivo y la forma de presentarlo, es decir, de intercalado con los eventos del presente, dan pie a una narración amena, contrastante y llena de significados para todos; sobre todo para la amistad, el amor, la lealtad, la aparente falta de ampatía de Michonne y la bondad de Judith que, pese a ser irreprochable, pone y pondrá en peligro a toda las comunidades.

Así pues, vimos a Michonne embarazada en el lugar que desapareció Rick aparentemente poco después de que esto ocurriera. Ahí mata a varios caminantes y busca a su querida pareja entre esos seres, sin embargo, aparece Daryl y le deja saber que ahí no está pues él ya lo ha buscado en ese lugar y que, además, nunca dejará de hacerlo. Michonne y Daryl nos dan a entender que ambos han vivido separados el duelo por la pérdida de Rick y que éste último se ha aparecido cada vez menos en Alexandría pues Michonne le dice que Judith pregunta mucho por él. Ya sabemos que Daryl ha estado errante durante mucho tiempo, que no pertenece a ninguna de las comunidades aunque es parte de todas. En este nuevo episodio deducimos que Daryl ha tenido una razón muy fuerte para quedarse al margen de los poblados: buscar a su gran amigo y hermano Rick.

El peso del pasado

En el flashback se nos mostró cómo Michonne le abrió las puertas de Alexandría a una vieja conocida. Ella se encontraba herida y pronto le dijo que estaba al frente de un grupo de niños y que la necesitaban. Los niños son llevados a Alexandría y demuestran grandes habilidades para cazar y hacerse cargo de ellos mismos. Sin embargo, lo que no sabía Michonne es que había metido al enemigo a su propia casa pues, un día se dan cuenta de que asaltaron las bodegas y escaparon llevándose a Judith. Por supuesto Michonne y Daryl van a rescatar a la niña y saldar cuentas con la traidora.

Y sí, los encuentran pero sufren mucho en el proceso. En primer lugar porque son marcados a hierro por los niños, porque ponen en grave peligro a Judith, a la propia Michonne que está embarazada y se vuelven tan peligrosos que Michonne tiene que matarlos a pesar de su resistencia pues son muy jovencitos. Esto nos da el contexto de lo que habla en algún momento con Lydia: "He hecho cosas para proteger a esta comunidad de las que no estoy orgullosa".

El caso de Henry y Lydia nos pone los pelos de punta porque sabemos bien que será el móvil de los Susurradores para confrontar a las comunidades y causarles numerosas y dolorosas bajas; eso que ya han llamado los responsables del show como "La Boda Roja de The Walking Dead". Daryl y Connie están apoyando a Henry para que llegue con bien a su hogar, El Reino. Michonne les tiende la mano únicamente porque Daryl está a cargo, pero sí les pide que sigan su camino. Acá es cuando Judith se enoja por la poca disposición por parte de su madre a todo aquel que no pertenece a la comunidad.

Confrontar estas dos historias ha sido, sin duda, un recurso narrativo muy interesante, que nos recuerda que este drama no se ha hecho memorable y entrañable de forma gratuita, sino que han sabido elaborar vínculos afectivos entre los personajes que nos llegan de verdad. Lo que Daryl y Michonne comparten no es sólo un evento en el pasado o, de forma más obvia, idénticas cicatrices, sino una amistad profunda y sólida, así como una pérdida irreparable pero también un código de la vida —y de la muerte— de la amistad y de la colaboración. Por eso este episodio se disfruta en grande, porque se dedica a darnos contexto de la actitud de Michonne, de todo lo que pesa en sus hombros y de todo lo que está poniendo en juego al intentar dejar atrás un evento doloroso y continuar viviendo a pesar de las cicatrices. Además, une mucho más a dos personajazos y nos prepara para el último tramo de la temporada.

Al final vemos cómo Judith le dice a Michonne que sí recuerda ese evento doloroso y que la entiende, pero que sus amigos necesitan ayuda y no es posible cerrar los ojos ante eso. Es así como ellas dos van en búsqueda de Daryl, Connie, Henry y Lydia y les apoyan en llevarlos en el carruaje a El Reino. Claro que, esto no estaría completo sin la presencia de los Susurradores que se dan cuenta de que algo se gesta en dicha comunidad y que tienen que "informarle a Alpha".

El próximo episodio, el 9x15 llamado "The Calm Before", es el penúltimo; la reseña oficial y el título nos preparan para un capítulo que nos dejará en suspenso para el grand finale: "La feria en el Reino está en marcha con las cuatro comunidades unidas en una celebración por primera vez en años. Mientras algunos pactos se renuevan, otros tratos tendrán un coste mucho más alto".

👇 Más en Hipertextual