Slack ha dado el primero paso para cotizar en la bolsa de valores de New York (NYSE). La compañía ha anunciado este lunes que presentó de manera confidencial un borrador de declaración de registro ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) para un listado público.

"Se espera que el listado público tenga lugar después de que la SEC complete su proceso de revisión, sujeto a las condiciones del mercado y otras", indicó en un comunicado de prensa, sin dar detalles sobre la fecha o precio estimado.

Para daros una idea, la plataforma de mensajería para empresas ha recaudado alrededor de mil millones de dólares hasta el momento, de acuerdo con Crunchbase. De conseguir el listado público, sería la segunda gran tecnológica en hacerlo después de Spotify.

En lugar del proceso tradicional de vender acciones a un precio fijo para asegurar a los inversionistas por adelantado, en el caso del listado directo, los accionistas pueden vender sus acciones directamente en la oferta pública. De esta manera, las empresas se evitan las tarifas de los bancos de inversión y los períodos de bloqueo para los accionistas con información privilegiada.

Los listados directos tienen sentido para las compañías que no necesitan recaudar fondos, pero le dan a los empleados e inversionistas la oportunidad de retirar dinero anticipadamente. En teoría, Slack tiene suficiente capital en efectivo para un listado directo. Según The Information, a partir de octubre de 2018, tenía unos 900 millones de dólares en efectivo en su balance general. En 2017, tuvo un ingreso anual de 221 millones de dólares.

A 10 años de su lanzamiento, la compañía está valuada en 7.1 mil millones de dólares, según la firma de investigación de capital privado PitchBook. El año pasado, reportó que tenía 8 millones de usuarios activos diarios y 3 millones de usuarios que pagan por su servicio.

En comparación, Teams de Microsoft es usado por 329.000 organizaciones, indicó la empresa de Bill Gates en septiembre del 2018, según recoge Venture Beat.

2019 es ya un año marcado por la salida a bolsa de grandes tecnológicas. Hasta ahora, tanto Uber como su rival Lyft han presentado la misma declaración ante la SEC. También se espera que Airbnb y Palantir hagan su oferta pública inicial de acciones este año.