Hemos probado los nuevos Galaxy S10: ¿qué más se puede pedir?

A priori, los nuevos Galaxy S10 lo tienen todo para convertirse en uno de los mejores smartphones de 2019. Poco más se les puede pedir.

Por – Feb 20, 2019 - 20:30 (CET)

Aunque el diez de los nuevos Galaxy S10 hace referencia a la generación que representan dentro de la gama, no habría sido ninguna sorpresa que esa cifra también hiciera referencia a la valoración que los nuevos smartphones podrían llegar a obtener.

La nueva gama Galaxy S10 es lo más cerca que Samsung ha estado de la perfección. No reinventan la rueda, ni mucho menos –para eso ya está el Galaxy Fold, que veremos hasta dónde cabalga–, pero sí reune muchos de esos detalles que hasta ahora se le habían escapado de las manos al fabricante.

Uno de esos elementos, por ejemplo, es el software. La nueva One UI, disponible también en los Galaxy Note 9 y Galaxy S9, simplifica y estiliza todos los elementos de la interfaz de usuario. Todo es más uniforme, coherente y atractivo visualmente. Los tiempos en los que el software de Samsung restaba valor al producto están cada vez más lejos.

Algo relativamente similar ocurre con la estética del teléfono. A muchos les puede impactar la perforación en la pantalla –a través de las cuales emergen las cámaras frontales–, pero, al igual que el notch, se trata de un elemento visual que desaparece de la vista con el uso. El software que Hipertextual pudo probar durante la hora en la que tuvo acceso al producto, además, se adapta apropiadamente a la presencia de estas perforaciones. Habrá excepciones, como siempre, pero, a priori, parece que esta solución ha sido muy bien resuelta por parte de Samsung.

En el plano estético, también merece la pena destacar la forma en la que la pantalla se extiende hasta los bordes, algo inédito en el catálogo de Samsung hasta la fecha. El marco inferior sigue siendo ligeramente más grueso que el superior, pero la diferencia es tan ínfima que la mayor parte de las personas ni siquiera llegarán a apreciarla.

Todo esto, unido a las ya habituales curvas en los laterales, el nuevo acabado del marco –que es o, al menos, emula el acero– y la gama de colores ofertada por el fabricante, convierten al Galaxy S10 en uno de esos productos que siempre quieres enseñar y tener en la mano –especialmente los modelos cerámicos, cuyo aspecto es brillante–.

En lo que a rendimiento se refiere, como era de esperar, el procesador Exynos y los 8 GB de memoria RAM ofrecen una experiencia suave, aunque eso ya no resulta una sorpresa en los teléfonos de alta gama. Será durante las pruebas más exhaustivas –las cuales realizaremos cuando tengamos oportunidad de pasar más tiempo con el producto– las que cuantifiquen, realmente, cuán notoria es la mejora respecto a la gama anterior.

Lo mismo ocurre con las cámaras. Ahora tenemos más versatilidad que nunca –con tres en la región posterior y, en el caso del modelo Plus, también dos en la zona frontal–, pero lo realmente importante es la calidad de las fotografías que estas pueden llegar a capturar. Samsung asegura que la combinación de la NPU con su software de inteligencia artificial mejora el tratamiento de la imagen respecto a modelos anteriores –que ya era bastante satisfactorio–. Sin embargo, y al igual que sucede con el rendimiento, solo las pruebas exhaustivas pueden arrojar luz en torno a ello.

La biometría, ¿por fin resuelta?

El Galaxy S10 –y sus diferentes versiones– prescinden de muchos de los sistemas de autenticación biométrica habituales en la marca. El escáner de iris y el sensor de huellas dactilar físico desaparecen en los dos modelos y son reemplazados por un nuevo sistema ultrasónico que se encuentra bajo la propia pantalla, genera moldes 3D del dedo y verifica, según Samsung, con mayor seguridad que los sensores dactilares tradicionales.

La compañía también ofrece un sistema de desbloqueo facial que utiliza únicamente una imagen del rostro. Sin embargo, dado su inseguridad, no lo promocionan y, durante el proceso de configuración, advierten sobre los riesgos que puede conllevar.

En el breve tiempo que Hipertextual tuvo acceso al producto, el lector de huellas dactilares bajo la pantalla mostró una precisión y velocidad más que aceptables. En los primeros intentos, sin embargo, se echa en falta una delimitación palpable que ayude a posicionar el dedo con precisión sobre el área de lectura. ¿Cambiará esta percepción tras varios días de uso y, por consiguiente, tras haber adquirido el hábito necesario?

¿El más interesante?

Aunque no brille tanto en la presentación y el catálogo, el Galaxy S10e tiene muchas opciones de convertirse en uno de los Galaxy más interesantes de esta generación. La estrategia es muy similar a la que Apple adoptó con el iPhone XR: un equipo muy completo, con componentes de gama alta y un precio más atractivo.

Las únicas tres diferencias respecto a los productos superiores son: el tamaño y la resolución de la pantalla; la ausencia de la cámara zoom; y la posición del lector de huellas, que huye de la pantalla y se sitúa en el lateral del teléfono –como Sony hizo durante varias generaciones–. Todo lo demás, está presente.

El S10e, eso sí, no solo compite contra el iPhone XR; también lo hace con toda esa gama “casi premium” que fabricantes como Xiaomi, OnePlus e incluso Huawei lanzan al mercado en la ventana de los 500 a los 700 euros –y que tanto daño ha hecho a la gama más alta del segmento Android–. Que tenga éxito o no dependerá de muchos factores –estrategia de distribución, disponibilidad, ofertas temporales, inversión publicitaria, etc.–, sin embargo, el primer paso, que no es otro que la calidad del producto, parece, al menos por el momento, bastante bueno.

¿Qué más se puede pedir?

El nuevo catálogo de productos Galaxy S10 es una muestra más del alto nivel al que Samsung ha llegado durante estos diez años. A falta de valorar en profundidad aspectos importantes como el rendimiento fotográfico y de conocer las propuestas de Huawei, Apple y Google para el 2019, todo parece indicar que estos nuevos teléfonos tienen todo lo necesario para abrirse paso entre los mejores del año.

Tienen baterías de gran capacidad, un diseño refinado, el mejor software de Samsung hasta la fecha, un conjunto de cámaras muy versátil, uno de los mejores procesadores de la industria, conector de auriculares, la mejor pantalla de la industria… A día de hoy, poco más se puede pedir.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.