Finalmente Samsung ha levantado el no tan tupido velo que cubría sus smartphones de referencia para 2019. Con la décima iteración de su línea Galaxy S, desde que fuera presentado en 2010. La serie Galaxy S10 llega en cuatro tamaños en los que si bien las características se mantienen aparentemente constantes, los precios crecen en consonancia.

El Samsung Galaxy S10+ es el modelo más grande de los tres básicos, donde el fabricante surcoreano lleva al máximo las configuraciones de fotografía, capacidades y, por supuesto, tamaño mismo. Antes de ponerlo lado a lado en junto a su competencia, veamos en qué consiste.

Samsung Galaxy S10+, la pantalla esconde un Plus

Este Galaxy S10 Plus cede prácticamente todo el borde a la pantalla –que vuelve a ser curvo–, aprovechando al máximo el reciente uso de formatos más alargados en los smartphones. 6,4 pulgadas de diagonal no son hoy motivo para alarmarse demasiado, ya que se utiliza prácticamente todo el espacio del frontal para mostrar contenido en él. Samsung da cifras: el 93% del frontal será pantalla.

Se repite apuesta por el OLED, con su nueva Dynamic Amoled en resolución WQHD+ –o 1440p en formato alargado–, en una apuesta que llega esta vez como primer smartphone con certificación HDR10+. Samsung promete, de esta forma, hasta 1.200 nits de brillo máximo con todavía mejor visibilidad en exteriores, con una precisión de color mejorada.

A través de esta asoman esta vez no una, sino dos cámaras frontales. Con ellas tenemos un sensor principal similar al del resto de hermanos, de 10 MP y autofocus con apertura f/1,9, y un secundario que actúa a modo de sensor de profundidad para establecer un modo retrato de mayor calidad también en los selfies. La perforación de este orificio sobre el panel, cuenta Samsung, está realizada mediante láser.

Pero no es el único elemento bajo la pantalla. Samsung introduce por primera vez el sensor de huellas dactilares bajo ésta, eliminando la necesidad de una orificio en su parte trasera por completo. Este método de desbloqueo no es el habitual que realiza fotografías planas de la huella, sino que recrea un modelo en 3 dimensiones de nuestro dedo. Incluye, como es habitual, un desbloqueo facial que es el habitual en Android.

Puesto que el Galaxy S10+ repite en el cristal, es importante saber que llega con la última versión del protector de Corning. Gorilla Glass 6 será el protagonista en su parte frontal, la generación anterior para la parte trasera.

Recuerdo de memoria

El Galaxy S10+ no es únicamente el modelo más ambicioso en tamaño y cámaras frontales, desde luego. La tendencia es general a toda la línea: cuanto más grande –tanto en diagonal como en su factura–, más opciones de memoria. En este modelo se parten de los 8 GB de RAM y los 128 GB de memoria interna para el modelo más básico, igual que en el Galaxy S10 estándar. Todas con soporte a tarjetas microSD de hasta 512 GB, las versiones serán las siguientes:

  • 8 GB de RAM / 128 GB
  • 8 GB de RAM / 512 GB (solo en versión cerámica)
  • 12 GB de RAM / 1 TB (solo en versión cerámica)

Por tanto el Galaxy S10+ usará hasta 12 GB de RAM, haciendo uso además de los chips de memoria UFS 2.1 recién presentados de hasta 1 TB de capacidad. Estos módulos VNand, al estar constituidos por más capas de semiconductor, mejoran también sensiblemente la velocidad de lectura y escritura. Por tanto no solo el móvil con 1TB de memoria interna ya está aquí, sino que es posible alcanzar hasta 1.5 TB en total.

Sobre estas memorias trabajará para el mercado europeo el Exynos 9820, el último gran procesador de Samsung. Tras los resultados algo amargos el año pasado con un diseño que no conseguía una eficiencia energética demasiado prominente, esta vez se apoya en una estrategia algo diferente. Habrá dos núcleos propios de Samsung y otros 6 diseños de ARM. Se espera que aumente hasta un 20% el rendimiento en mononúcleo y un 15% en multinúcleo, todo ello siendo hasta un 40% más eficiente que el anterior.

En otros mercados como el estadounidense o el latinoamericano, es probable que utilicen el reciente Snapdragon 855 de Qualcomm. Con un acercamiento también similar, de un núcleo que se adelanta al resto en rendimiento y otros tres que le siguen ligeramente por detrás, cerrando con otros 4 núcleos de alta eficiencia para tareas más sencillas.

Sea cual sea el caso, este Galaxy S10+ llega con una generosa batería de 4.100 mAh encajada en un cuerpo de 7,8 milímetros de grosor y 175 gramos de peso. Como decía, con 158 x 74 milímetros de frontal, el smartphone no es tan grande a pesar de contar con una pantalla de 6,4 pulgadas. Samsung incluye esta vez una ración de novedad y otra de mejora en esta generación de baterías. La novedad es que incluyen lo que llaman Wireless PowerShare, por lo que se podrá compartir la carga con otros accesorios o móviles con carga inalámbrica, como los Galaxy Buds. La mejora es que ahora la carga inalámbrica de este terminal llega hasta los 12 W, en lo que llaman Fast Wireless Charging 2.0.

Se incluye además un disipador de calor en forma de cámara de vapor, además de otros añadidos para los más jugones: Dolby Atmos for Gaming, con sonido especializado en videojuegos y un motor Unity optimizado para mejorar las latencias y recudir el sobrecalentamiento y las caídas de frames. AKG, la marca de sonido de Samsung, optimiza el sonido del terminal que, una vez más, cuenta con jack de auriculares.

Por lo demás, Samsung cierra este apartado técnico con los sensores habituales de un teléfono, manteniendo el sensor de pulso cardíaco en su parte trasera que trae desde hace ya varias generaciones. Esta versión trae conectividad 4G, con LTE Cat 20 con hasta 7 bandas en Carrier Aggregation para una mayor conectividad, que permiten conexiones de hasta 2.0 Gbps máximo.

Se queda fuera de la ecuación todavía el 5G –que llegará en un Galaxy S10 5G todavía más grande más adelante–, pero se incluye el nuevo Wi-Fi 6 más seguro, con acceso más rápido y con mejoras en la velocidad de transmisión de hasta el 20%.

El módulo fotográfico vuelve a crecer

En el Galaxy S10+ se incluye ahora una cámara frontal más que en el Galaxy S10 estándar, aunque no ocurre esto con su sistema de cámaras principal. Encontramos las mismas tres cámaras que en aquel, completando el espectro fotográfico para los usos que cadauno estime oportuno. Estas tres cámaras son las siguientes, de mayor a menor ángulo de visión:

  • Ultra gran angular, con 123 grados de visión y foco fijo, cuenta con una resolución de 16 MP y apertura f/2,2.

  • Gran angular o lente principal, con 77 grados de cobertura, tiene un sensor de 12 MP con estabilización óptica y apertura de nuevo variable, en el rango f/1,5-2,4.

  • Telefoto o zoom, con 45 grados de amplitud, su sensor es de 12 MP y cuenta también con estabilización óptica y autofocus, aunque su apertura es en este caso fija y f/2,4.

Se incluyen además varios modos interesantes. Habrá modo 'Super Steady Video' con estabilización mejorada sensiblemente, según la marca, pero también otro que hace uso de la 'IA' para optimización de escenas. Utiliza la NPU del procesador para clasificar en hasta 30 tipos diferentes de escenas y aplicar los ajustes que estime oportunos para mejorar el resultado. Como comparación, el Galaxy S9 clasificaba en 20 categorías. Por último incluye sugerencias de disparo que ayudan a componer la fotografía.

Samsung Galaxy S10+, disponibilidad y precio

El Galaxy S10+, junto al resto de la familia Galaxy S10, está disponible para su reserva a partir de hoy mismo. Reservándolo, además, Samsung ofrece los nuevos auriculares Galaxy Buds con carga inalámbrica en el pack. Su lanzamiento oficial será el próximo 8 de marzo. Estará disponible en los colores Prism Green, Prism White, Prism Black y Prism Blue.

Los Galaxy S10+ tienen un precio de salida de ligeramente superior a los mil euros en España:

  • 8 / 128 GB, 1.009 euros
  • 8 / 256 GB, 1.259 euros
  • 12 GB / 1 TB, 1.609 euros