Abrimos el año en el sector del emprendimiento analizando, de la mano de algunos inversores, todo lo que podríamos ver a lo largo de 2019. Hacer predicciones en esto de las startups es algo complejo, como casi en todos los sectores, pero lo que sí es cierto es que algunas pautas marcadas a lo largo de 2018 dibujan algunas posibilidades bastante plausibles.

Si bien es cierto que las previsiones para el pasado año eran buenas –veníamos de incrementos en lo que a rondas de financiación y cuantías se refiere– nadie podía imaginar la evolución que tomó 2018. De la última cifra oficial se desprendía que, hasta noviembre de 2018, las startups en España habían alcanzado los 1.200 millones de inversión. Todo un récord en el histórico del país. Los casos de Spotahome, Cabify o Glovo han sobresalido; justo en los meses de verano lo más granado del panorama tecnológico en España anunciaba sus operaciones. Todo con un objetivo: crecer en los mercados internacionales. Es de esperar que, a lo largo de 2019, muchas de estas entidades anuncien sus expansiones. De hecho, Glovo ya se ha hecho con un ex-Uber para incentivar este punto, así como la firma de alquiler de pisos por Internet, Spotahome. Esta última anunciaba la contratación de Balaji Nageswaran, antiguo director de producto de Amazon, para seguir creciendo. Javier Megias, fundador de Startupxplore, apunta precisamente al crossborder como uno de los puntos fuertes del próximo 2019: "No solo en la inversión entrando –uno de los grandes hitos de 2018–, también en las startups españolas que salen fuera y extranjeras que ven España como un buen destino", apunta.

Volviendo al tema de la inversión, que a fin de cuentas sigue siendo uno de los marcadores importantes, Megias nos recuerda un hecho importante: "lo que dicen los números es que ha sido un año francamente sorprendente, pero hay que tomarlo con sosiego porque de esos millones 400 han ido a parar a una sola startup". Concretamente a LetGo, una compañía de origen español, pero a fin de cuentas norteamericana comenta el inversor. De hecho, ha crecido la inversión, pero ha descendido el número de rondas –continuidad que Megias apunta para 2019–; lo que, desde el punto de los inversores no es malo per se, ni sintomático de España, es una cuestión común del ecosistema.

"Los inversores están prefiriendo ir más arriba para bajar el riesgo aunque tengan que pagar más por la entrada. Esto no es malo, pero genera riesgos para las startups porque si en el lado incial no hay tanto volumen de inversión, que no de inversiones,podría llegar a ser un problema. Yo siempre reclamo que los business angels vuelvan a invertir en la parte donde les corresponde, que es en las fases iniciales".

Mientras los pequeños inversores vuelvan a su sitio, para Iñaki Arrola, de K fund, el año también cierra de la mejor forma posible, lo cual apunta a un 2019 mejor: "Este año ha sido bueno y seguimos madurando. Que haya "más de todo" es bueno porque si hay más proyectos, más inversores y más inversores internacionales esto es bueno para todos y también es más trabajo".

Una petición común quizá sea la que aborda la cuestión de los exits. Esos que han macado 2018 con los ejemplos de Aplazame o Alien Vault adquirido por AT&T. "No ha hecho suficiente ruido para lo importante que ha sido", comenta Megias, "y una de las claves es que ha aumentado la liquidez, por lo que vemos a más compañías comprando y que seguirán comprando el próximo año por el efecto de la madurez". Con una gran presencia de los corporates internacionales que dará paso, esperemos que en 2019, a los nacionales, como un paso lógico a su crecimiento.

En lo nadie se pone de acuerdo es en el tema de la famosa "Ley de Startups". Asumen que hay que esperar a ver el texto definitivo, pero nadie sabe a ciencia cierta qué resultado tendrá.

¿Se enfría la economía?

Si bien es cierto que todos los augurios para 2019 en lo que a startups se refiere son positivos, la sombra de la crisis asoma por el horizonte desde hace un tiempo. "La profecía autocumplida", explica Megias, que debería obligar a emprededores e inversores a conservar caja por lo que pueda pasar. Arrola, por su parte, se posiciona desde una perspectiva ligeramente más optimista:

Seguimos creciendo año a año y 2019 será más evolución del ecosistema. Tendremos un año en el que algunos fondos importantes del ecosistema estarán levantando fondos para sus propios vehículos y eso puede frenar sus inversiones un tiempo. Lo que sí que va a seguir pasando es que los fondos internacionales van a seguir a tope en España; salvo sustos macro, somos un gran país así que amos a seguir creciendo".

En cualquier caso, se enfríe la economía o los fondos estén en proceso de levantar capital para nuevas rondas, lo que sí está pasando es que se están promocionando formas alternativas de financiación. "Hasta hace nada, el crowdfunding era el hermano pobre, ahora se está posicionando como una de las primeras opciones", añade Megias.