Llegan las fiestas, con ellas los fuegos artificiales y lo petardos. Y el resultado, además del jolgorio de los humanos, es el terror de los perros. Pero Ford, dentro de su centro de innovación, quiere poner coto a esta práctica que aterroriza a los perros domésticos. De momento no es más que un prototipo, pero desde luego es un paso hacia adelante para los amigos de cuatro patas.

Debido a los que perros tienen oido mucho más desarrollado que los humanos, los ruidos fuertes como los de petardos y fuegos artificiales les generan mucho más impacto, acompañado demás de un estrés terrible para estos animales, que coincidiendo con algunas fiestas como las Navidades, pasan días aterrorizados por los petardos sin que sepan muy bien que está pasando. Además es especialmente peligroso para los cachorros.

El prototipo de Ford es una suerte de cabina de cancelación de ruido que basa su tecnología en los sistemas de aislamiento de los coches de Ford, y en especial en el sistema de control de ruido que se utilizó en el Ford Edge SUV para suavizar los ruidos del motor y la transmisión. Y decimos tecnología porque no es una simple cabina aislante, ya que funciona de forma activa cancelando los ruidos bajo demanda:

¿Cómo? La perrera tiene un sistema de micrófonos que, cuando detectan el sonido de los fuegos artificiales o petardos, un sistema de audio incorporado envía frecuencias opuestas al perro, a lo que Ford afirma que reduce y cancela significativamente el ruido que afecta a los perros. Esto unido al sistema de construcción de la cabina, de corcho de alta densidad para silenciar aún más los ruidos externos.

Si el sistema tiene suficiente interés, Ford apunta a que su construcción en masa puede ser una realidad, pero de momento no es más que un prototipo.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.