La mala relación entre Huawei y ZTE con el gobierno estadounidense podría alcanzar muy pronto su máximo punto de tensión. De acuerdo a Reuters, el presidente Donald Trump está considerando emitir una orden ejecutiva para prohibir la venta de equipos de telecomunicaciones fabricados por compañías chinas. El decreto entraría en vigor en enero del 2019, siendo el Departamento de Comercio el encargado de detener la comercialización.

Dicha orden invocaría la ley de poderes económicos para una emergencia internacional, la cual permite al presidente regular el comercio para actuar ante una amenaza que afecta al territorio estadounidense. El mandato llegaría en un momento donde las operadoras más importantes del país se preparan para dar el salto hacia las redes 5G. Huawei había mostrado interés en participar como socio.

Es importante mencionar que el decreto no mencionaría explícitamente a Huawei y ZTE. Sin embargo, está claro que las dos empresas serían las más afectadas por esta decisión. Estados Unidos cree que los fabricantes de telecomunicaciones chinos representan "riesgos importantes para la seguridad nacional". En reiteradas ocasiones han afirmado que las compañías trabajan con el gobierno de China, los equipos podrían ser usados para espiar a la población norteamericana.

Hua Chunying, portavoz del ministerio de relaciones exteriores de China, declaró que "algunos países, sin evidencia alguna y usando la seguridad nacional, han asumido tácticamente delitos para politizar, incluso obstruir y restringir las actividades normales del uso de tecnología", y concluyó: "Esto es en realidad, sin duda, cerrarse en lugar de ser la puerta para la apertura, el progreso y la equidad".

La noticia ha generado preocupación en algunos operadores menores de Estados Unidos, pues temen que la orden no solo prohiba la distribución y venta de equipos, también que retiren el inventario existente sin recibir alguna compensación. Su negocio se sostiene de estas marcas por los bajos precios que ofrecen.

Por el contrario, algunas compañías importantes de telecomunicación han cortado los lazos con Huawei y ZTE. No solo en Estados Unidos, también en otras regiones del mundo. En agosto, Australia les prohibió participar en el desarrollo de redes 5G, situación que podría ser replicada en Japón y Alemania. Reino Unido no se quedó atrás: British Telecom retirará los equipos 4G de Huawei en los próximos dos años.