Todo indica que viviremos en un futuro en que los coches autónomos revolucionarán la forma en que funcionan las ciudades, la sociedad y cambiarán por completo nuestro concepto de seguridad vial: menos accidentes, menos tráfico, menos ruido ambiental.

Pero también mucho sexo, mucho más sexo. Los coches autónomos están destinados a cambiar nuestros hábitos sexuales, de acuerdo a un estudio realizado por los Anales de la investigación turística. Un diario de investigación dedicado a los aspectos académicos del turismo.

El estudio recuerda que aproximadamente un 60% de estadounidenses han tenido sexo dentro de un coche, pero con la posibilidad de transportarse de punto A a punto B, manteniendo privacidad y sin molestias, las posibilidades de tener relaciones sexuales se incrementará significativamente.

También incrementará la prostitución dentro de coches autónomos, argumenta el diario de investigación. Países donde la actividad sea legal y haya un avance rápido de la tecnología serán los primeros lugares donde las dos tendencias se encuentren, pero no ocurrirá antes de 2040 según Scott Cohen, quien estuvo a cargo del estudio, en una entrevista para NBC News.