overlord inglourious basterds
Bad Robot

Resulta un tanto difícil no ver referencias a celebradas películas anteriores en los estrenos que, paradójicamente, demuestran una cierta personalidad específica. Por esta razón, es normal que a no pocos compañeros de la crítica especializada y espectadores de los que sufren el mal de la cinefilia les **haya venido a la memoria el filme *Inglourious Basterds*, que dirigió yanqui Quentin Tarantino** (*Reservoir Dogs*) **en 2009, al sentarse a contemplar *Overlord*, lo nuevo del australiano Julius Avery** (*Son of a Gun*): ambas propuestas coinciden en que son historias ficticias ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, que modifican de alguna forma el curso del conflicto bélico y con el protagonismo de una panda de soldados estadounidenses, cuyos escrúpulos varían de un personaje a otro, que se adentran en territorio ocupado por los nazis para cumplir una misión delicada.

Más detalles remiten a la película de Tarantino, pero no se pueden mencionar sin soltarle spoilers al pobre lector desprevenido. Sin embargo, lo que sí es posible sacar a colación sin despertar su comprensible ira es **un homenaje muy determinado que hay en *Overlord* a *Inglorious Basterds*, gracias al personaje del capitán Wafner de las SS al que interpreta el danés Pilou Asbæk** (*Juego de tronos*), quien fue entrenado por el británico Andy Serkis (*The Prestige*) para sus escenas con captura de movimiento por su experiencia como Gollum en la trilogía de *El Señor de los Anillos* (Peter Jackson, 2001-2003) y en *El Hobbit: Un viaje inesperado* (Jackson, 2012), como el famoso gorila gigante en *King Kong* (Jackson, 2005), como el capitán Haddock en *Las aventuras de Tintín* (Steven Spielberg, 2011) o como Caesar en la de *El planeta de los simios* (Rupert Wyatt, Matt Reeves, 2011-2017).

Universal

Las clases que necesitaba se las dio Serkis, a quien últimamente hemos visto como el Líder Supremo Snoke en la nueva trilogía de *Star Wars* (J. J. Abrams, Rian Johnson, 2016, 2018) con la misma técnica, porque está claro que es “el maestro de la captura de movimiento”, según las propias palabras de Asbæk en su entrevista para *Cinema Blend* junto con Julius Avery. Sin embargo, no se trata del único actor con el que el danés ha aprendido algo útil para su encarnación del vil Wafner: el germano-austríaco **Christoph Waltz** (*Carnage*) ha sido igualmente **una obvia inspiración para Asbæk y el villano de *Overlord*, a raíz de su trabajo como el temible coronel Hans Landa de Inglourious Basterds**, uno de los hitos innegables de la vileza nazi en el cine, que le procuró un Oscar al Mejor Actor Secundario a Waltz y en el que el nórdico **asegura haberse fijado para su capitán Wafner**.

Y no sólo ese codiciado premio, sino también el Globo de Oro, el BAFTA y el correspondiente en el Festival de Cannes, los Critics’ Choice y los Satellite Awards, el de la crítica de Nueva York, Los Ángeles y Chicago y el del Sindicato de Actores. Con todos estos reconocimientos, no sería muy sensato negar que **el coronel Landa, primo hermano del oficial nazi real Reinhard Heydrich, el Cazador de Judíos, se ha consagrado como un referente en su clase**, hasta el punto de que Quentin **Tarantino lo considera**, sin titubear ni un poco al afirmarlo, **“el mejor personaje que ha escrito y tal vez el mejor que escribirá jamás”**. De modo que a nadie le puede parecer extraño que Pilou Asbæk lo tomara como ejemplo ni que, y así lo reveló en la misma entrevista, la chaqueta de cuero que viste Wafner sirva para homenajear a Christoph Waltz en *Inglourious Basterds*”, un buen detallito que los espectadores probablemente sabrán valorar.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.