Samsung lleva un par de generaciones presentando teléfonos que, si bien son muy buenos gama alta, no representan ningún gran cambio que los haga destacar sobre el resto. Esto ocurre mientras el resto de fabricantes avanza en una batalla por ver quien destierra más y mejor todos sus bordes de pantallas.

Para ello hay que deshacerse de alguna forma de todos los sensores en el frontal, o sucumbir al tan polémico 'notch' que critican desde la propia marca. Sin embargo, hoy Samsung ha presentado la tecnología necesaria para sacar un Galaxy S10 que por fin dé carpetazo a este asunto.

En una reunión de la división Display con clientes del sector que tuvo lugar en China, se mostró la siguiente diapositiva:

2018 Samsung OLED Forum, vía @UniverseIce

En ella se confirman tecnologías todavía no utilizadas por la marca pero de las que ya teníamos constancia de estar en desarrollo.Entre ellas, el sensor de huellas bajo la pantalla, que ya hemos visto en varios teléfonos de Oppo e incluso el próximo OnePlus. Con esto evitan el sensor de huellas en la región trasera y también la parte del 'notch' que corresponda a reconocimiento facial, como en los iPhone X.

Además, vemos sensores bajo pantalla adicionales. La cuestión aquí es si estos serán lo suficientemente avanzados como para sustituir a la cámara frontal o simplemente servirán como sensor de proximidad o luminosidad, que son los que apagan la pantalla cuando hablas por teléfono y regulan su brillo en función de la luz ambiental, respectivamente.

A todo esto se suma el desarrollo de 'Sound on Display' o lo que es lo mismo, que vibre propio marco del teléfono, para no tener que perforar ranuras por encima de la pantalla para el auricular de llamadas. Esto es similar a lo visto en el Xiaomi Mi Mix original hace ya más de un año, y se basa en la transmisión de sonido por conducción ósea.

No está claro si todas estas tecnologías llegarán a tiempo y para dar la talla en el Galaxy S10. Si Samsung las ha presentado, aunque sea a un nivel más interno, quiere decir que ya están listas para su implantación. Tocará esperar a su presentación para ver si el fabricante coreano arriesga con ellas para traernos el primer teléfono sin marcos, sin 'notch' y sin artificios; todo integrado.