A diferencia de muchos ostros fabricantes, Oppo se niega a adoptar el polémico notch. Su nuevo Find X, que llegará a Europa y América, apuesta, en su lugar, por una cámara motorizada que emerge del cuerpo como si de un ascensor se tratase.

El planteamiento es relativamente similar al del Vivo NEX: ocultar las cámaras cuando no sean necesarias. Pero la ejecución de Oppo, al menos sobre el papel, parece mucho más sólida y planificada que la de su competidor.

Al prescindir del notch, el Oppo Find X logra un ratio de pantalla-cuerpo del 92,25%, algo casi inédito en el sector. Los marcos que rodean la pantalla son casi inapreciables, y supera concreces a equipos como el iPhone X o el Galaxy S9+.

No escatima en prestaciones

Pese a su vanguardista diseño, el Find X no escatima en prestaciones. Cuenta con un procesador Snapdragon 845, 8 GB de memoria RAM, una pantalla AMOLED de 6,4 pulgadas, una batería de 3.730 mAh y un sistema de reconocimiento 3D similar a Face ID.

En la región posterior se encuentran dos cámaras de 16 y 20 megapixeles, las cuales también se esconden gracias al mecanismo motorizado. Según The Verge, quien ha tenido acceso exclusivo al producto, el funcionamiento es realmente veloz.

Los precios del equipo todavía no han sido desvelados, aunque se espera que Oppo haga lo propio a lo largo del día. Eso sí: actuará como embajador europeo y será el primer equipo de la marca que llegue oficialmente al viejo continente.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.