Tenía 15 años en el 2012, cuando la agregó un usuario de Facebook con quien tenía varios amigos en común. No tenía idea de que su nuevo "amigo" resultaría ser un proxeneta.

Comenzaron a intercambiar mensajes en la red social e incluso le prometió que le daría empleo como modelo. Tras haberse ganado su confianza, un día lo conoció con el pretexto de que la consolaría después de haber discutido con su madre. Sin embargo, terminó siendo golpeada por personas que le habían pagado al tratante, violada y fotografiada para ser vendida sexualmente mediante el sitio web Backpage.com. A las pocas horas de haberlo conocido, fue obligada a realizar trabajos sexuales.

Este lunes, la mujer que logró escapar de la organización de trata que la secuestró ha presentado una denuncia en Houston, Texas (Estados Unidos), contra Facebook por ser un medio sin restricciones para que los tratantes puedan "acosar, reclutar, preparar y extorsionar a menores para el comercio sexual", ha informado Associated Press (AP). La demandante ha solicitado al menos un millón de dólares como indemnización por daños y perjuicios.

Identificada bajo el seudónimo de "Jane Doe" en la querella, alega que los ejecutivos de Facebook tienen pleno conocimiento de que los menores de edad son atraídos al tráfico sexual a través de su plataforma. También argumenta que la empresa no hizo lo suficiente para verificar la falsa identidad del usuario. Asimismo, que nunca fue advertida de que había traficantes de sexo operando en la red social.

La denuncia señala, de acuerdo con AP, que Facebook debería responsabilizarse por ser el "primer punto de contacto entre los traficantes de sexo y estos niños". Annie McAdams, la abogada de la demandante, alega que la red social no ha hecho lo suficiente para garantizar que sus usuarios no sean capaces de ocultar su identidad de los menores de edad que pueden ser blancos de tratantes o para advertirles sobre los peligros de los mismos y cómo pueden operar sus redes de tráfico sexual en línea.

"Facebook no sólo ofrece una plataforma sin restricciones para que estos traficantes sexuales acosen a menores, sino que también los cubre con credibilidad", dijo McAdams, según recoge AP, y agregó:

Jane Doe fue objeto de trata no sólo por lo que un proxeneta hizo. Ese proxeneta no podría haber reclutado a Jane Done si no fuera porque Facebook le dio acceso a ella.

Los abogados de Backpage.com, con sede en Dallas, sus ex empleados y los propietarios de dos hoteles en Houston también son nombrados como acusados en la denuncia.

La página web de anuncios clasificados fue cerrada este año por las autoridades estadounidenses a raíz de una investigación del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) tras acusaciones de que era usada principalmente para el tráfico sexual. Los cofundadores y otros trabajadores del sitio fueron arrestados por publicar anuncios de servicios sexuales, algunos de los cuales involucraban a niños.