La primera secuencia del episodio “Close Your Eyes” (4x10) de Fear the Walking Dead vuelve a jugar, en un plano cuidado, con la ambigüedad de imágenes que nos pueden hacer confundir a un ser humano vivo con un zombi por sus andares titubeantes; en este caso, los de Alicia Clark (Alycia Debnam-Carey), a quien está dedicado el capítulo, en medio de la tremenda tormenta que comenzó en el tercio último del gran flashback de “People Like Us” (4x09). Su habilidad y su presencia de ánimo para improvisaciones en la neutralización de los muertos vivientes, que asume con una impasibilidad quizá un tanto alarmante, no se puede poner en duda: encajaría perfectamente en el curtido grupo de Rick Grimes (Andrew Lincoln), con el que quisiera llevarla Morgan Jones (Lennie James) a su pretendido regreso a Virginia desde Texas.

Pero no es la única que aparece en este episodio, sino también la jovencísima y atribulada Charlie (Alexa Nisenson), a la que se enfrenta y con la que se desahoga respecto a lo que siente sobre la horrible muerte de su madre, Madison (Kim Dickens) y de su hermano Nick (Frank Dillane), la responsabilidad en ello de Charlie por su traición e inesperado asesinato, los pensamientos espantosos que se imagina que le pasaban por la cabeza a él mientra moría inútilmente y su intención de comportarse según lo que defendía Madison contra la autodestrucción, propia, ajena y común, para mantenerla con vida de alguna forma. Pero la crueldad de sus palabras hacia Charlie, comprensibles por su pasado, poco tienen que ver con el carácter menos irascible e hiriente de la matriarca fallecida, quien, más que hablar tanto, ejecutaba sin contemplaciones.

fear the walking dead 4x10 close your eyes
AMC

“Close Your Eyes” no es un capítulo movido, de demasiada acción ni en el que sucedan muchas cosas, lo que no lo convierte en despreciable salvo para los espectadores que no ven más allá de sus narices y que no comprenden que una buena historia, la que sea, no lo es ni puede serlo sin el viaje interior de sus personajes; aquí, el de dos mujeres atormentadas, una de ellas hasta la paranoia asesina en sus instantes de mayor angustia, y la otra, hasta el enmudecimiento y la obsesión, que se han encerrado en una casa asediada por la tormenta y por los ubicuos zombis: de ese modo, nadie de escaso espabilo podría confundir el panorama con algo lejano al apocalipsis. Y los remordimientos llevan nuevamente a Charlie a intentar suicidarse con lo que hay más a mano: las dentelladas de los muertos vivientes. Pero Alicia no va a permitírselo, pues debe vivir con lo que ha hecho, igual que vive ella misma.

El perdón en un mundo plagado de violencia consciente de los que resisten utilizándola o de los putrefactos seres irracionales que pululan por todos los rincones tal vez sea una quimera ridícula, pero de lo que produce en la actitud la colaboración para la supervivencia parece difícil escapar, sobre todo si los personajes se sorprenden a sí mismos en el extremo de intentarlo con el agua casi al nivel de la barbilla en un sótano que se anega debido al diluvio. Y ni concentrándose en sus recuerdos de la muerte de Madison y Nick —flashback que te parió— es capaz Alicia de pegarle un tiro a Charlie para cumplir su deseo de no acabar zombificada como sus padres si se ahogan. Y entonces es cuando la ironía narrativa hace acto de presencia: el muerto viviente que colgaba de un árbol y al que se acercó la niña para que le mordiera es el que cae sobre la trampilla cerrada del sótano y rompe su puerta, permitiéndoles salir.

fear the walking dead 4x10 close your eyes
AMC

Y, cuando la tormenta terrible concluye, los demonios que separaban a esas dos mujeres han sido exorcizados por fin; y lo que los guionistas nos han referido por boca de la propia Charlie sobre qué estaba planeando su pequeña familia justo antes de que la epidemia zombi acabara con la civilización tal como la habían conocido, un viaje en el que conocería el océano, sirve ahora de broche para apuntalar la nueva confianza entre ellas. Pero eso no quiere decir que el nihilismo haya abandonado a Alicia y, ante el impulso de Charlie para buscar y socorrer a Luciana Gálvez (Danay García), Victor Strand (Colman Domingo), John Dorie (Garret Dillahunt) y June (Jenna Elfman), a los que no hallan en la mansión que habían ocupado, con visibles destrozos de la tormenta, ni en el autobús escolar sobre el puente del río, volcado allí, a Morgan y, quizá, a Althea (Maggie Grace), la única superviviente de la familia Clark descarta rápidamente la idea y demuestra así su desesperanza invencible.