asteroide
– Jul 29, 2018, 10:00 (CET)

¿Es realista ‘The Expanse’? Así podríamos minar asteroides en el espacio

Para vivir en el espacio es necesario saber con qué recursos disponemos, como por ejemplo los metales, minerales y el agua con el que contamos. ¿Es posible que la minería espacial nos ayude a vivir ahí arriba?

El Canterbury (Cant para aquellos que hayan visto ya la serie The Expanse en SyFy) estaba recogiendo agua de un asteroide para usarla en el cinturón de asteroides, donde hay varios planetas enanos como Ceres que, según la ficción, se habitaron.

El Cant es una nave que refleja la aspiración de algunas empresas actuales: usar los asteroides como minas para extraer sus recursos para nuestro uso. Pero ¿es de verdad rentable minar los asteroides? ¿Y qué es mejor: traer los materiales a la Tierra o usarlos en el espacio? ¿Qué recursos podemos encontrar en el sistema solar?

Hierro, platino y ‘tierras raras’

La composición de los asteroides “se parece a la corteza terrestre”, explica J. L. Galache, cofundador y director técnico de Aten Engineering, empresa que estudia los asteroides para que se puedan hacer futuras prospecciones en ellos. Por lo visto, es común que haya hierro: “Hay mucho hierro en los asteroides. En la Tierra se puede encontrar en forma de minas, pero en los asteroides el material está disperso”.

También se habla de un metal precioso, el platino. Sin embargo, a pesar de los rumores, no hay tanto de este elemento como se puede uno imaginar: “Para sacar un gramo de platino hay que minar una tonelada de asteroide”, comenta Galache a Hipertextual a través de videoconferencia. “También se habla de las llamadas tierras raras”, añade. Las tierras raras se corresponden con 17 elementos de la tabla periódica: escandio, itrio y todos los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio). ¿Y para qué sirven estos elementos? Pues sin las tierras raras no podríamos tener móviles ni otros aparatos electrónicos porque con algunas de ellas se hacen “cargadores y baterías, por ejemplo”, explica Galache.

Vale. Ya sabemos qué podemos encontrar en el espacio, pero ¿es rentable traerlo a la Tierra o es mejor usarlos ahí arriba? Para Galache la respuesta está clara: “El objetivo para nosotros y en la industria es que estos materiales se puedan utilizar en el espacio. La proporción de todos estos minerales es muy baja y sería muy caro traerlos a la Tierra en comparación con lo que cuesta aquí minarlos”, afirma. “Hasta ahora cuando hemos querido traer cosas de vuelta se ha utilizado el transbordador espacial, que era un programa muy costoso y con poca capacidad de carga”, explica el directivo. Otra opción, comenta, sería utilizar los materiales del espacio para crear una especie de “planeador rudimentario” que permitiera traer los materiales de forma segura a la Tierra. Aún en este segundo caso seguiría sin ser rentable. Así pues, lo mejor sería que se minara para usarse en el espacio.

“Usar estos materiales en el espacio nos facilita la construcción de habitáculos, colonias o asentamientos para que no solo vayan unos pocos astronautas si no que cualquier persona pueda vivir y trabajar en el espacio. Y eso no lo vamos a conseguir si no usamos recursos del espacio y para Aten Engineering el principal es el agua”, señala el director técnico de la startup, que lleva año y medio en funcionamiento.

Agua ‘espacial’ y sus usos

Sabemos que hay agua en diferentes formas en nuestro sistema solar. Y en los asteroides también. Solo queda saber qué cantidad hay en cada uno de ellos. La idea de Aten Engineering es hacer un listado de los asteroides que pueden tener agua y son susceptibles de ser perforados para sacar este indispensable elemento.

“Hay ciertos asteroides donde el agua es medianamente abundante, calculamos que el 20% del peso de algunos es agua”, comenta el directivo. Aunque esto depende del tamaño del asteroide en cuestión ya que "el volúmen depende de la potencia de tres del tamaño del asteroide, así que hay un rango muy grande de error", comenta el director técnico de la startup.

"Es cierto que hay asteroides que contienen agua", admite Michael Küppers, científico experto de la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés). "Por ejemplo se piensa que Ceres, el mas grande (hoy en día clasificado como planeta enano), tiene entre un 20 y un 30% de agua", comenta. "Es mas difícil decir cuánto agua hay en los asteroides cerca de la Tierra. Son pequeños y han pasado bastante tiempo cerca del Sol, por eso es posible que hayan perdido una parte o todo del agua", añade Küppers.

“La cuestión va a ser encontrar esos asteroides específicos que merezca la pena minar", comenta Galache. "Y esto es lo que está mirando mi compañía, Aten Engineering, la prospección de asteroides”. En el catálogo que planean hacer se dirá cuánta agua tienen, la órbita en la que se encuentra, las dificultades que puede haber para llegar o las características físicas del asteroide, entre otras. “Todo lo que necesitaría la empresa de minería de asteroides para poder ir al terreno”, indica Galache.

¿Y todo esto cómo se podría hacer? “Para poder saber cuánta cantidad de agua hay en cada asteroide necesitamos enviar sondas”, afirma el directivo. Aunque las agencias espaciales internacionales ya han enviado diferentes sondas hacia el cinturón de asteroides (misión Dawn de la NASA, que está a punto de apagarse) o hacia Bennu (con la actual misión Osiris Rex, también de la NASA), que además traerá a la Tierra muestras que podrán decir, entre otras cosas, si contiene agua.

Los datos utilizados por el momento por la startup para conocer si hay o no agua en los asteroides son de telescopios, es decir, es información de acceso público: “Con esos datos podemos saber que algunos asteroides, probablemente, tengan agua. Pero no podemos saber cuánta y nos es difícil saber cómo de grandes son los asteroides”, explica Galache. “Ahora estamos trabajando en ver cómo podemos financiar el lanzamiento de estas sondas que vayan a hacer la prospección de ciertos asteroides que sabemos que tienen agua, pero no cuánta”, añade.

Y los usos son varios. Este agua se puede utilizar para consumo humano y para cultivar, por supuesto. Pero también este líquido es un buen protector frente a los rayos cósmicos y otras radiaciones. “Si tuviéramos un hábitat con los tanques de agua alrededor eso nos serviría de protección contra la radiación”, comenta Galache. Además, “si se separa el agua en hidrógeno y oxígeno se puede usar como combustible”, añade el director técnico.

La parte teórica de la prospección en asteroides ya existe, solo falta la financiación. Si esta no tuviera límites, se podría empezar a perforar en "cinco o diez años", explica Galache. "La tecnología para viajar en el espacio la tenemos, nos falta la de minar. Pero ya hay investigadores que llevan años trabajando a nivel teórico en esto, pero si hubiera financiación se podrían mover los proyectos de la teoría a la práctica y empezar a probar sistemas", ilustra.

¿Qué otros recursos hay en el sistema solar?

Tanto en la Luna como en Marte hay agua en estado sólido, es decir, en forma de hielo. Esto es "al contrario que en los asteroides que está formando parte de los minerales, es decir, que son minerales hidratados", señala el director técnico. Aunque es el principal recurso que se necesita si uno quiere vivir ahí arriba, no es el único que se puede encontrar.

En la Luna podemos encontrar "bastante oxígeno atrapado en las rocas", señala Galache. También hay silicio, "muy útil para construir paneles solares", y titanio. "Lo que falta es el hierro, al contrario que en los asteroides", señala el director tecnológico de Aten Engineering.

Mientras que en Marte hay carbono. "En la atmósfera hay carbono y se puede sacar como combustible para cohetes", señala Galache. "Cabe la posibilidad de enviar un cohete a Marte y que tengas un sistema para crear combustible a partir de la atmósfera. Así no sería necesario enviar el combustible de vuelta con el cohete ya que este pesa muchísimo y cuanto menos lleves al viajar, mejor", explica. En el planeta rojo también se puede encontrar silicio y hierro.

"Es más, tanto en Marte como en la Luna hay una arenilla, que cubre la superficie, y con ella, si se compacta, se pueden fabricar ladrillos y construir refugios, casas o lo que haga falta para que la gente pueda vivir allí", añade. Sin embargo, vivir en Marte no es tan sencillo como construir un edificio: la atmósfera del planeta rojo es prácticamente inexistente, por lo que los rayos cósmicos y la radiación del Sol afectarán a toda la vida que se ponga en su superficie. Al igual que en la Luna, que directamente no tiene ni atmósfera. ¿Se podría vivir? Sí, pero bajo unas condiciones que limitarían mucho la vida.

Actualmente no conocemos "ningún sitio que tenga todo lo que hace falta para la vida, pero cada uno tiene unas particularidades que se pueden utilizar para mantenernos vivos". "Lo importante es que, cuanto menos tengas que llevar, mejor, más probabilidades de éxito", señala.

¿Es realista ‘The Expanse’?

Dejemos a un lado el argumento. Y, también, el hecho de que Marte y algunos asteroides del cinturón estén habitados. Ahora sí, contestemos a la pregunta ¿es realista The Expanse?

Solo hay que mirar a la startup Aten Engineering: ellos creen que sí lo es. "Si queremos expandirnos, que de ahí viene el título de la serie, por el sistema solar vamos a necesitar los recursos que hay en el espacio. Así que tendremos que minar los asteroides", concluye Galache.