La misión Dawn se posicionó el pasado 6 de junio en su nueva órbita, de forma que ha pasado de ver Ceres desde una altura de 385 kilómetros a tan solo 35 kilómetros sobre su superficie. Desde que se encuentra girando a esta altitud del planeta enano ha podido enviar miles de imágenes y llaman la atención, especialmente, las del cráter Occator.

Las bajas órbitas de Ceres han revelado nuevos detalles sobre la superficie del planeta enano relacionados con los materiales brillantes que se ven en el cráter y con la zona de Vinalia Faculae. El espectrómetro de mapeo de luz visible e infrarroja, una de las herramientas de la misión de la NASA, ya había observado con anterioridad brillantes depósitos de sal (carbonato sódico) que se encuentran la Tierra en los depósitos de evaporita, un tipo de rocas sedimentarias. ¿Y esto qué significa? Si nos fijamos en nuestro planeta, este tipo de sal cristaliza en aguas en las que hay una gran cantidad de este compuesto y, después, sirven para extraer sal común.

Dawn se queda sin combustible

La sonda Dawn está cerca de quedarse sin combustible, ya que se encuentra dos años por encima del final propuesto por la NASA para la misión en un principio. Este combustible en exceso ha dado la oportunidad a los investigadores de acercarse más al planeta enano y comprobar cómo es su superficie. La sonda ha podido realizar estas imágenes, que se estudiarán ahora para ver cuál es el origen de los mayores depósitos de carbonatos observados hasta ahora fuera de la Tierra y posiblemente de Marte.

Pero, también, sobre cómo se expuso este material: ¿fueron aguas superficiales poco profundas o salmueras (agua líquida enriquecida con sales) que fracturaron la superficie y subieron? Los investigadores todavía tienen mucho trabajo las próximas semanas antes de que Dawn se apague y deje de enviar fotografías.

"Adquirir estas espectaculares imágenes ha sido uno de los mayores desafíos en la extraordinaria expedición extraterrestre de Dawn, y los resultados son mejores de lo que esperábamos", dijo el ingeniero jefe y gerente de esta misión, Marc Rayman, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California.

Además, las observaciones a baja altitud obtenidas con otros instrumentos de la misión, un detector de neutrones y rayos gamma y el mismo espectrómetro de mapeo, revelarán la composición de Ceres a con más precisión. Así se podrá tener más información sobre el origen de los materiales encontrados en su superficie. Por otra parte, se realizarán nuevas mediciones de gravedad que, probablemente, darán más detalles del subsuelo.

Los primeros resultados de Ceres "obtenidos por Dawn nos señalaron un punto brillante único y cegador" [en referencia al famoso cráter Occator], dijo Carol Raymond del JPL, investigadora principal de esta misión de la NASA. "Desentrañar la naturaleza y la historia de este fascinante planeta enano durante el transcurso de la estadía prolongada de Dawn en Ceres ha sido emocionante, y es especialmente apropiado que el último acto de la misión brinde nuevos conjuntos de datos para probar esas teorías".