Lo de ayer eran rumores, hoy es información oficial. Y es que los planes de Tesla para el mercado asiático se acaban de confirmar con la puesta en marcha de un acuerdo entre la compañía fabricante de automóviles con el gobierno local para construir una gigantesca fábrica de Tesla en Shanghai que sea capaz de mantener una tasa constante de 500.000 vehículos al año, algo que permitiría a la compañía cumplir los objetivos y a la vez salvar los aranceles que la administración Trump han puesto en marcha y que suponen casi 20.000 dólares extras en el Model S que se vende en China.

De momento no hay detalles exactos sobre el comienzo de construcción de la super fábrica de Tesla, pero lo cierto es que la compañía apunta a que será de forma inmediata una vez pasen todos los escollos burocráticos que supone la puesta en marcha de una fábrica de ese nivel por una compañía extranjera.

Eso sí, no esperemos ver una tasa de producción al nivel del medio millón de coches hasta dentro de cuatro o cinco años, puesto que los procesos necesarios para la construcción de la fábrica llevarán al menos un par de años, y otros dos o tres adicional para desplegar todas los sistemas de fabricación que le permitan alcanzar de forma sostenida y constante la cifras que Tesla espera para el mercado chino:

"Esperamos que la construcción comience en el futuro cercano, luego que obtengamos todas las aprobaciones y permisos necesarios. A partir de ahí, tomará aproximadamente dos años hasta que comencemos a producir vehículos y luego otros dos o tres años antes de que la fábrica se desarrolle completamente para producir alrededor de 500,000 vehículos por año para los clientes chinos". - Tesla.

De momento es una buena noticia que viene a confirmar los rumores, pero dados los plazos que maneja la compañía y pese a que se trata de un buen punto de partida para calmar a los inversores deseosos de aumentar la producción, las cosas van a seguir como están en el corto plazo, puesto que la fábrica de California es la única que produce actualmente. Ahora queda por delante despejar la incógnita sobre la apertura de su fábrica en Europa.