Las duras medidas de confinamiento por el más reciente brote de la COVID-19 en China siguen afectando a Tesla. El fabricante de coches eléctricos aún no pudo reabrir su Gigafactory en Shanghái, que a este punto ya lleva una semana cerrada. La compañía dirigida por Elon Musk apuntaba a volver a las actividades este lunes, pero no ha podido cumplir esa meta.

Según recoge Bloomberg, los empleados de Tesla recibieron una notificación el domingo en la que se les informaba que debían permanecer en sus hogares para seguir cumpliendo con las restricciones impuestas sobre la ciudad. El sector este de la urbe es el más afectado por el aislamiento, y allí es donde se ubica la gigafactory. Además, todavía no se sabe cuándo se permitirá la libre circulación de los habitantes de la zona.

Marzo ha sido un mes complicado para Tesla y su planta de Shanghái, pues el confinamiento ha alterado sus planes de producción. Las instalaciones se cerraron el pasado lunes 28 de marzo, y la intención original de la compañía era volver al ruedo solo cuatro días más tarde; algo que hasta aquí no ha logrado, como ya indicamos. Y a eso hay que sumarle un cierre de dos días que se dio a mediados del mismo mes.

Lo cierto es que la compañía de Elon Musk necesita, y mucho, de su Gigafactory en China. Independientemente de la demanda local, en dicha planta se producen muchas de las unidades que Tesla vende en Europa, en especial del exitoso Model 3. La fábrica de Shanghái entregó 56.515 vehículos en febrero, de los cuales 33.315 —el 58,95%— se destinaron a exportación.

Tesla y un trimestre "excepcionalmente difícil"

Foto por Vlad Tchompalov

Más allá de la imposibilidad de reabrir su Gigafactory en Shanghái, Tesla informó el sábado que durante el primer trimestre de 2022 produjo más de 305.000 coches eléctricos y entregó encima de 310.000. De los vehículos fabricados, poco más de 290.000 fueron Model 3 y Model Y, en tanto que los 14.000 restantes se repartieron entre el Model S y el Model X. Esto es un récord histórico para la compañía.

A través de Twitter, Elon Musk aseguró que el comienzo de este año tuvo sus complicaciones pero valoró el esfuerzo de la compañía. "Este fue un trimestre excepcionalmente difícil debido a las interrupciones en la cadena de suministro y la política de cero COVID de China. El trabajo excepcional del equipo de Tesla y los proveedores clave salvaron el día", explicó el CEO.

Ahora la expectativa está puesta por saber cuándo podrán retomarse las actividades en la Gigafactory Shanghái, y cómo puede afectar a otros mercados si la misma continúa cerrada varios días más. Recordemos que Tesla inauguró formalmente la Gigafactory de Berlín hace pocos días, y la misma cumplirá un rol clave en el abastecimiento a Europa; sin embargo, todavía está lejos de producir la cantidad anual de vehículos que pretende el fabricante. De hecho. de momento solamente se fabricará el Model Y en Europa. Inicialmente la versión Performance, y una vez que logren escalar la producción, harán la versión de gran autonomía.

Por otra parte, Tesla inaugurará su nueva Gigafactory estadounidense, en Austin (Texas), en pocos días. Será el próximo jueves 7 de abril con un "ciber-rodeo", según publicó Elon Musk. En tanto que el próximo 20 de abril, el fabricante de coches eléctricos dará a conocer los esperados resultados financieros del primer trimestre de 2022; para entonces, la compañía seguro espera ya estar funcionando de nuevo a pleno en Shanghái.