Después de años de estar en pruebas bajo la supervisión del laboratorio de Google X, los Proyectos Loon y Wing se han convertido hoy oficialmente en empresas filiales de Alphabet, sumándose a otros moonshots exitosos como Waymo, Chronicle y Verily. Así lo ha anunciado Astro Teller, quien dirige los llamados Moonshots X, en un post publicado en el blog oficial de la empresa.

Project Loon fue presentado por primera vez en 2013. Su objetivo es proporcionar conexión a internet a zonas incomunicadas a través de una red de globos de aire caliente. Su primera prueba consistió en llevar internet de Chile a Australia. El año pasado, facilitó la conexión LTE a los afectados por el Huracán María en Puerto Rico.

En tanto, Project Wing fue desvelado a mediados de 2014, aunque la idea surgió desde 2012. Se trata de un servicio de entrega de paquetería que puede cruzar una ciudad en uno o dos minutos. Estos drones de entrega han sido probados en Australia y los Estados Unidos. El servicio supone una competencia directa para Amazon, que ya ha patentado la entrega de paquetes con drones.

"Como 'otras apuestas', continuarán las misiones que comenzaron aquí en X. Loon trabajará con operadores de redes móviles a nivel global para llevar el acceso a internet a las personas desconectadas y sin conexión en todo el mundo. Wing está construyendo un sistema de entrega de drones para mejorar la velocidad, el costo y el impacto ambiental del transporte de mercancías, y una plataforma de gestión de tráfico no tripulado para enrutar con seguridad los drones a través de nuestros cielos", indicó Teller.

Asimismo, dio a conocer a los nuevos directivos de ambos proyectos. Alastair Westgarth ha sido nombrado el nuevo CEO de Loon, mientras que James Ryan Burgess es el nuevo CEO de Wing.

Finalmente, Teller adelantó que ahora centrarán sus recursos en nuevos moonshots, incluyendo su trabajo en curso en robótica, óptica de espacio libre y Glass, el espectro de realidad aumentada de Google.