Una nueva entrega de 'Unbreakable Kimmy Schmidt' ha llegado a la plataforma de Netflix; se trata de su cuarta temporada, o, mejor dicho, de la mitad de la cuarta temporada ya que esta entrega tiene sólo 6 episodios. ¿El motivo? El show de Tina Fey protagonizado por Ellie Kemper se despedirá de su público, en un principio la cuarta temporada no se pensó para cerrar la historia de la peculiar Kimmy, así que se tuvo que dividir en dos entregas para confeccionar un final. El show se estará despidiendo en enero del 2019.

En esta nueva entrega prosigue la historia tal y como la dejamos en la temporada anterior. Kimmy en su nuevo trabajo, en una empresa tech, 'Giztoob', propiedad de un tímido e introvertido chico. Titus tratando de volver con Mikey Politano y Jacqueline estrenándose como agente de talentos.

Lo mejor de la temporada es que arranca sin preámbulos y nos encontramos con la vida de adultos de Kimmy, es decir, con un trabajo, una oficina, un trabajo y... fines de semana. Porque ¿qué es más adulto que descansar solo los fines de semana? Nada.

Titus por su parte sigue en su costumbre de hacer poco cada día, o, mejor, no hacer. Pero Jacqueline se instala en pleno como agente y se da a la tarea de conseguir trabajos y oportunidades para Titus quien, a su vez, las echa por tierra cada que puede. La dupla de estos dos personajes es muy divertida y Titus, como siempre, es el que nos arranca más risas con sus actos, con sus caras, con su absurda y egoísta forma de vivir la vida.

Una fórmula complicada

Aunque puede sonar a cliché, es bastante cierto que hacer llorar es mucho más fácil que hacer reír. Cuando se estrenó 'Unbreakable Kimmy Schmidt' su frescura y su atrevimiento nos hizo llorar de risa, lo mismo ocurrió en la segunda temporada, teníamos ganas de ver más Titus, más de Kimmy y sus problemas para insertarse en la vida luego de 15 años en un bunker.

Cuando nos encontramos con la tercera entrega «algo» pasó aunque nos pareciera hilarante. Tal vez la frescura se acabó, tal vez el nuevo hilo ya no fue tan atrayente y, a su vez, nos dio muchos momentos de risa. Esto mismo ocurre en la cuarta temporada. A pesar del desarrollo de los personajes y que el show se atreve a prácticamente a todo, ya no nos encontramos en la felicidad de las primeras temporadas.

Por otro lado, la serie no deja de ser tan crítica como siempre, ahora notamos temas como los privilegios de ciertos sectores (blancos, hombres, hombres blancos); el discurso antifeminista de hombres ignorantes; los estereotipos; la desconexión social por el uso de dispositivos móviles; incluso a los documentales ("Son los libros de las películas", dice Titus).

No se le puede reprochar no ser inteligente, atrevida... o incluso divertida, pero la cuarta temporada 'Unbreakable Kimmy Schmidt' será disfrutada sí y sólo sí por los férreos fans del show y para aquellos que decidan seguir adelante luego de la tercera entrega en donde comenzó este "desencantamiento". Por este motivo pensamos que terminar en este momento la serie es buena idea. Esperemos que le den el cierre que se merece porque, después de todo, la trama y los personajes del show son fantásticos, tremendos y sorprendentes.

Los nuevos episodios de 'Unbreakable Kimmy Schmidt' ya están disponibles para todos los suscriptores de Netflix.