La industria móvil vive de guerra en guerra. Cuando una característica o componente alcanza su techo en cuanto a lo que de él se puede presumir por números o respecto a lo que estos dejan de aportar incluso para el marketing, se pasa al siguiente. LG ha estado en muchas de esas guerras, siendo el primer fabricante en contar con un terminal de 2 núcleos (Optimus 2X), el primero en contar con una doble cámara para 3D (Optimus 3D), el primero en contar con un panel QHD (G3), etc. El próximo en sumar un récord puede ser el LG V40.

Según las siempre fiables fuentes de Android Police, el próximo flagship de la compañía, que se espera para la segunda mitad de año, contará con cinco cámaras, tres en la parte posterior y dos en la parte frontal. Quedaría, pues, una disposición similar a la del Huawei P20 Pro, aunque se desconoce el uso que podría tener cada lente.

Lo que se le lleva pidiendo mucho tiempo a LG es que implemente una tercera para poder tener la posibilidad de hacer una foto normal con la lente gran angular de unos 26-28 milímetros, la súper gran angular de unos 12 milímetros, y una tercera de 50 o más milímetros para realizar aumentos sin pérdida. Lo mismo se le pide a Huawei, pero sigue optando por un sensor monocromo como segunda opción.

Las funciones de la cámaras delanteras también se desconocen, aunque podrán emplearse en desbloqueo facial. En ese caso, podrían ofrecer una mayor seguridad que una sola cámara, puede pueden reconocer profundidad y mayor detalle. Con una también han demostrado poder hacer desbloqueo facial, adelantándose a la última hornada de gamas media con el LG Q6, que cumple un año.

El notch se queda en el LG V40

Volviendo al LG V40, parece que también contará con una pantalla con notch o muesca, que podrá "apagarse" o "desactivarse", algo que equivale a mostrar negro a ambos lados de la ceja. El procesador elegido, cómo no, será el Snapdragon 845, habrá Quad DAC para los audiófilos y un botón dedicado a Google Assistant. El lector de huellas llegará en la parte trasera, por lo que puede descartarse una integración en pantalla al estilo Vivo.

Es muy probable que el LG V40 sea un gran terminal, como lo está siendo su predecesor, el LG V30. Sin embargo, en este punto, la compañía necesita mucho más que eso para acercarse a la excelencia en varios apartados que desde hace años logran Apple, Samsung y Google. El peligro para la marca surcoreana es que chinas como Huawei o Xiaomi ya están en la guerra por la gama alta, y están atacando en uno de los pocos apartados que tras meses de lanzamiento le ofrecían posibilidades, el precio.