Huawei ya ha desvelado cuál es su apuesta para este año en su gama P, la cual será triple por partida doble. Tres son los modelos que llegan al mercado (P20 Pro, P20 y P20 Lite) y tres son las lentes que encontramos en el modelo dedicado al sector más exigente.

El apartado fotográfico se ha convertido en uno de los más relevantes de los smartphones y, como tal, Huawei quiere darle la relevancia que se merece para aquellos que quieran exprimir al máximo su día a día con la cámara. Las tres lentes que monta el fabricante en esta ocasión son las siguientes (de abajo a arriba y con el teléfono en vertical): una monocromática de 20 megapixeles, otra de 40 megapixeles para color y una última telefoto de 8 megapixeles. Las tres juntas conforman una de las mejores cámaras que se pueden encontrar a día de hoy en el mercado móvil.

¿Para qué tres cámaras?

Lo más notable a primera vista del Huawei P20 Pro es, naturalmente, esa tercera cámara que parece estar en discordia, alejada del módulo principal dual que acostumbramos a ver en el resto de terminales de gama alta y media. Lo cierto es que, aunque pueda parecer en un principio que el fabricante haya implementando una lente más por el simple hecho de llamar la atención, la realidad es que tiene justificación.

A cada una de las tres cámaras, como se ha mencionado anteriormente, Huawei le da un uso diferente. En la mayoría de ocasiones, las fotografías que tomamos con el serán un resultado de la combinación de la lente monocromática con la lente de color, reservando la restante para las capturas en modo retrato con el fondo difuminado (o efecto bokeh).

La combinación de un sensor monocromático –es decir, que solo realiza capturas en blanco y negro– con otro RGB –para las imágenes a color que todos acostumbramos a ver– no es nuevo, puesto que ya lo vimos en los Huawei P9 y P10, con la salvedad de que en esos terminales no encontrábamos la opción de telefoto. Por tanto, lo que hace ahora la compañía es incrementar las opciones para que las fotografías tomadas sean mejores en todas sus variedades.

¿Era necesario?

Uno de los puntos más débiles del pasado P10 era que su modo retrato contaba con un desenfoque no demasiado bueno. Esto era debido a la inexistencia de una lente dedicada a hacer fotografías en modo tele, lo cual es subsanado ahora en el P20 para, entre otras cosas, poder medir más óptimamente las distancias de los objetos en segundo plano.

Si son necesarias tres lentes en un smartphone o no es algo que veremos en la reseña del terminal, donde podremos comprobar si realmente la diferencia es tan abismal respecto a otros fabricantes, como Google, que hace maravillas con una sola lente. Por el momento, lo que sí que se puede afirmar es que esta es la mejor cámara que hemos visto en un teléfono de Huawei y que, en las primeras pruebas que hemos podido hacer con ella, apunta alto.