Pese a que estamos en 2018, los SMS tienen más protagonismo que nunca. Aunque para el uso de comunicación general hace mucho que dejaron de ser relevantes fuera de Estados Unidos, situación que allí refuerza el dominio de iMessage, cada vez son más importantes en lo que se refiere a tareas de verificación, como la autenticación en dos pasos. Sin embargo, la nula implementación de una función que detecte los códigos en los mensajes hacía la experiencia muy tediosa.

Hasta iOS 12, pues Apple ha anunciado en la WWDC 2018 que, ahora, el sistema será capaz de identificar y leer esos mensajes, detectar los códigos y ofrecer insertados con autorrelleno en las casillas de verificaciones de bancos, aplicaciones de mail, y cualquiera que tenga activada la autenticación en dos pasos. Se acaba así la era en la que, en muchas ocasiones, era necesario memorizar o salir de la aplicación para copiar (restando algunos espacios y símbolos) el código, volver a cambiar de aplicación y finalmente pegarlo, no sin dificultades. Sobre todo, cuando había varios huecos y códigos muy largos.

Estos son los pequeños detalles que hacen que un sistema operativo avance en la buena dirección. Al principio, puede resultar algo absurdo pensarlo, pero son estas las funciones que más frustración pueden causar en el día a día, cuando una tarea se repite hasta el infinito, como ocurría con el copiar y pegar de los enlaces en la época previa a iOS 8, que trajo el menú compartir que rápidamente cambió la forma de interactuar con el dispositivo.