La llegada de las tarifas de datos y de muchas aplicaciones como WhatsApp fueron arrinconando al gran negocio de las operadoras: los mensajes cortos de texto o SMS. Su imperio en el texto duró unos años, y en la actualidad son residuales, salvo como herramienta de verificación en dos pasos de diversos servicios como, paradójicamente, la propia WhatsApp. Las principales operadoras estadounidenses, AT&T, Verizon, T-Mobile y Sprint, han unido sus fuerzas para lanzar la "plataforma de autenticación móvil de próxima generación".

Es es primer gran fruto desde que en septiembre anunciaran la formación de la "Mobile Authentication Taskforce", para mejorar la seguridad de la actual autenticación de dos factores. Según decían en su momento, era necesario trabajar en una solución que hiciera más difícil superar defectos como que los terminales no sean totalmente privados y haya carencias de seguridad. De hecho, a día de hoy los mensajes llegan de una manera en que son visibles por cualquiera que esté cerca.

La solución nacida de sus esfuerzos y los de la GSMA llegará para sustituir el anterior sistema por uno que contempla el registro cifrado del número de teléfono verificado, así como de un perfil de datos del usuario para las aplicaciones autorizadas por este. Forman parte de él variables como un número de teléfono verificado por la red, la dirección IP, las características propias de cada tarjeta SIM, que también dirán adiós pronto, la titularidad del número de teléfono y el tipo de cuenta. Para reducir riesgos, no podían faltar el aprendizaje automático, sin el que parece que hoy no puede existir una tecnología, y el análisis avanzado de datos.

Para que la nueva tecnología de autenticación funcione, los desarrolladores tendrán que poner de su parte registrándose y presentando sus aplicaciones con el nuevo sistema utilizando otra de las tecnologías del momento, el blockchain o cadena de bloques. La unión de operadoras comenzará pruebas internas en unas semanas, y lanzará la tecnología y la documentación para desarrolladores a final de año.