En poco más de un mes, en la WWDC de 2017 veremos cómo será iOS 11. Según san Gurman, patrón de las filtraciones, llegará con interfaz renovada. Según la lógica, iMessage también sufrirá cambios de peso, o al menos así debería ser tras el rumor de la llegada de un sistema de pagos entre usuarios integrado en Apple Pay.

Money, money

Lionel Hutz decía que existe "la verdad" y "la veerdaaaad", lo mismo ocurre con "los rumores" y "los rumooreeees". En el grupo de los primeros están los renders que alguien confunde con una filtración y a partir de ahí la bola de nieve es imparable... pero irreal. Es lo que ocurrió con los iPhone con teclado láser o proyecciones holográficas. En el grupo de los segundos está el del mencionado sistema de pagos entre usuarios: ¿por qué no aprovechar la existencia de Apple Pay para crear pagos directos entre personas, y no solo a comercios?

Según las fuentes de Recode, Apple Pay no estaría alcanzando las expectativas de la propia Apple dos años y medio después de su presentación. El acuerdo en ciernes, en teoría con VISA y sin la necesidad de pactar banco con banco como sí ocurre con el Apple Pay que tenemos ahora, sería perfecto para darle un empujón a la plataforma.

En España, Banco Santander tiene la exclusividad de Apple Pay, aunque no sabemos durante cuánto tiempo. Ya han pasado seis meses desde su llegada, una cifra razonable para que expire una exclusividad. Como no hay ni rastro de ningún otro banco en el asunto, podemos asumir que el período es mayor, y si redondeamos las cifras, nos vamos a, como mínimo, otros seis meses más en los que Santander será el único banco español con Apple Pay.

"¿Y qué demonios tiene esto de iMessage que ver con Apple Pay?", se preguntarán ustedes. El core de Apple Pay es la aplicación Wallet porque allí almacenamos las tarjetas, tanto las de débito y crédito como las de embarque, entradas, billetes de tren, etc. ¿Tiene sentido meter dentro de Wallet una plataforma de pagos sociales? En realidad no, tiene mucho más sentido integrarla en iMessage. Igual que enviamos un sticker, una foto, un GIF o un contacto a un amigo, también podemos enviarle nuestra parte del regalo de Clara o los diez euros que le debemos de la cena.

Un matiz importante: en Estados Unidos se usa iMessage todo lo que no se usa en el resto del mundo, con algunas excepciones como Reino Unido o Francia. En el caso de España, donde WhatsApp es el estándar y quien no lo usa es un perro verde, iMessage es presumiblemente un servicio poco menos que testimonial. En Estados Unidos y compañía, donde los SMS son gratis y vienen incluidos ilimitadamente en cualquier tarifa, fue una buena jugada integrar el servicio en su app. En España, donde estas tarifas planas fueron más tardías y no para todo el mundo, además de que la cuota de mercado del iPhone es entre tres y cuatro veces menor, WhatsApp engullió al SMS como en ningún otro país.

El rediseño que necesitamos

iMessage tuvo algunas adiciones ambiciosas el año pasado, pero en cierta forma Apple se dejó algo en el tintero. Por ejemplo, algo tan simple como lo friccional del envío de imágenes, GIFs, stickers, o cualquier cosa de las que permitía su nueva plataforma, incluido el envío de trazos y toques que posiblemente no se haya usado nunca por nadie, aproximadamente.

Esta es una captura de la interfaz de iMessage a la hora de enviar una foto o un GIF con la app de Giphy integrada en el servicio, por ejemplo.

Hay que dar un toque para desplegar tan sólo tres ítems. Uno de ellos, el del envío de trazos, podría omitirse perfectamente y desterrar esa "utilidad", con lo cual no habría justificación para tener que usar un desplegable: directamente podríamos tener un botón para enviar fotos y otro botón para las apps de iMessage.

Un problema añadido es que en cuanto tenemos más de cuatro apps en iMessage o packs de stickers, encontrarlas rápidamente es imposible. Por algún motivo tienden a desordenarse, y la barra inferior, que podría tener accesos directos a cada uno de ellos, no muestra más que el nombre de la app en la que estamos en ese momento, justo donde muestran las flechas.

Que se añadan nuevos packs de stickers de forma automática tampoco ayuda, y menos aún su confuso sistema de ordenación. Simplemente, en iMessage tenemos la sensación constante de tener que dar demasiados pasos para hacer todo lo que no sea escribir y leer, y en algunos casos tampoco tenemos la certeza de que vaya a salirnos a la perfección.

Y lo de la comunicación mediante toques y trazos, bueno, quizás va siendo hora de asumir que no aporta demasiado. Apple lo sabrá mejor que nadie con sus métricas de uso internas, pero no sería nada extraño -al revés- ver cómo esta opción desaparece en iOS 11.

Vámonos a Android

Año 2010. Steve Jobs presenta FaceTime como parte de iOS 4 y anuncia que sería una plataforma abierta que podría ser usada en el resto de sistemas operativos. Un movimiento extraño que nunca llegó a cristalizar. Hubieron de pasar cinco años para ver la primera app de Apple en Android, Apple Music, si no contamos a Beats, que ya estaba disponible en la Play Store cuando la empresa fue comprada.

¿Y si iMessage llegase a Android? No es la primera vez que nos planteamos esto, pero con la WWDC a la vuelta de la esquina, el debate vuelve a salir a la palestra. Si se tratase de un mero servicio de mensajería, no tendría demasiado sentido este esfuerzo, y todo el trabajo posterior que requeriría. Pero iMessage, como otros servicios similares (Messenger, WhatsApp...) están saltando hacia plataformas más completas y complejas. En ese caso sí puede ser más planteable la llegada a Android.

Igual que iTunes llegó a Windows y potenció la venta de los iPod como nunca antes se había conseguido, y de paso hizo de puerta de entrada al ecosistema Apple (es decir, invitar a adquirir un Mac, y luego un iPhone), iMessage podría ser una puerta de entrada a Apple y sobre todo a sus servicios, que ya es la segunda división que más ingresos le reporta, por detrás del iPhone y por encima de Mac y iPad. En 2015 Apple publicó ofertas para desarrolladores de Android con Apple Music ya en la Play Store. ¿Sonará la campana?

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.