Es su primera incursión fuera de Estados Unidos de algo que no sea un servicio dirigido a los usuarios. Uber ha anunciado la apertura del primer Centro de Tecnologías Avanzadas en París con una inversión de 20 millones de euros. Su objetivo será la investigación y creación de los servicios asociados a UberElevate. Es decir, de la división encargada de crea los vehículos aéreos que la compañía quiere poner en marcha en los próximos años.

La división de Uber que, por cierto, acaba de perder a su director días después de la presentación de las últimas novedades de la compañía, se centrará en la construcción de sistemas de inteligencia artificial y gestión del espacio aéreo para apoyar el desarrollo a gran escala del servicio de vuelos urbanos bajo demanda. Un estudio esencial para dar soporte a las primeras pruebas de Dallas y Los Ángeles.

https://hipertextual.com/2018/05/mayor-proyecto-futuro-uber-taxis-voladores-pierde-su-responsable

El hecho de que Uber haya decidido sacar de Estados Unidos un centro estratégico supone un antes y un después para la compañía. Forma parte de la estrategia del nuevo CEO de la compañía de hacer las cosas de manera diferente a como se hacían en la era Kalanick y, además, entrar con buen pie con las nuevas propuestas. Convencer a las autoridades para la aprobación de las normativas que aplican al sector de los coches voladores va a ser algo mucho más complejo que la batalla con el sector de los taxis.

Con los taxis de París detrás

Casi tanto como los taxistas en España, el gremio más tradicional del transporte en las ciudades también ha tenido uno de sus picos de alta actividad en París.

https://hipertextual.com/2016/01/protestas-uber-paris

Ya en 2016, una serie de protestas de los taxis obligaban a cerrar las entradas de la capital durante más de dos horas en un momento de máxima actividad. El altercado terminó con la entrada de las fuerzas de seguridad,que llegaron a usar gases lacrimógenos para dispersar la concentración. En un país en el que la actividad de UberPop seguía vigente, el taxi argumentaba que la competencia desleal alcanzaba su mayor exponente en las calles de la capital gala. Asimismo, taxistas de Italia, España o Bélgica apoyaron el movimiento de rebelión.

Ahora, la llegada del nuevo centro de desarrollo de Uber a París, se confirma un hecho que había ido creciendo con el paso del tiempo. Macron, presidente de la República, siempre ha sentido un especial interés por la llegada y el apoyo a las tecnológicas al país. Muy en contra de las posiciones tradicionales de los servicios y, por supuesto, a años luz de as diatribas políticas y legales que empresas como Uber están abordando en España.

A por la tercera ciudad

Primero en Estados Unidos, como sede de la tecnológica, para ahora pasar a París con su centro de I+D. La apuesta de Uber en esta nueva sede tiene un claro objetivo de tener un papel mucho más relevante en el territorio europeo, pero hay más.

Ahora buscan una tercera sede, antes de 2020, para probar los 'coches voladores'. La compañía ha lanzado una convocatoria mundial para encontrar esa tercera sede que siga con las pruebas de vuelo iniciadas en Dallas y Los Ángeles. Para ello, UberAir busca ciudades grandes, policéntricas y con grandes nodos de concentración urbana; lugares con grandes aeropuertos cercanos, buen clima y condiciones meteorológicas adecuadas y socios inmobiliarios de gran peso para la instalación de los helipuertos.

https://hipertextual.com/2018/05/uber-ciudad-taxis-voladores

Sin ninguna oferta sobre la mesa, la realidad es que si Uber busca una ciudad fuera de Estados Unidos muy seguramente el foco estaría en Europa o Latinoamérica. México, como una de sus sedes más importantes al sur del continente, o incluso España. Pese a la polémica adherida a la actividad de Uber en España, el clima estable podría ser determinante para cerrar un acuerdo que lleve a España al sector de los VTOL.